3.8
(4)

Rusia está aumentando las patrullas en su frontera con China y Mongolia después de que los países informaron sobre presuntos casos de la peste bubónica, ya que el país más grande del mundo trata de mantener fuera la enfermedad mortal.
Las patrullas tienen como objetivo impedir que la gente cace marmotas, que pueden ser portadoras de la enfermedad y se cree que han sido la causa del reciente brote. Las autoridades rusas han advertido de los peligros de comer el roedor.

Se han encontrado casos de la plaga en la región china de Mongolia Interior y en la provincia mongola de Khovd.

La peste bubónica es una de las tres variantes de la plaga, y fue responsable de la muerte de hasta 200 millones de personas en el siglo XIV, en lo que se llamó «la Peste Negra». Los síntomas de la enfermedad incluyen fiebre, dolores de cabeza y vómitos, y es altamente letal si no se trata. Hoy en día, hay alrededor de 650 casos cada año.

El martes, el virólogo y especialista en enfermedades infecciosas Nikolai Malyshev dijo al periódico ruso RBC que la peste bubónica no supone un grave peligro para Rusia. Malyshev explicó que la enfermedad se transmite más a menudo a través de las pulgas, y rara vez de persona a persona.

También hablando con RBC, la directora del Instituto de Salud HSE, Larisa Popovich, explicó que estos brotes son una ocurrencia regular.

«Ahora, hay una actitud especial hacia las infecciones», dijo. Popovich cree que el actual brote está recibiendo más atención debido al coronavirus, pero dijo que China tiene «fuertes métodos de control sanitario y epidemiológico».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.8 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here