3.8
(5)

(Imagen portada ; Mapa de Siberia y en rojo los lugares con temperaturas más altas que la media. Foto: NASA )

La ola de calor de este año en Siberia, que ha visto temperaturas de más de 38 grados centígrados en el Círculo Polar Ártico, se hizo al menos 600 veces más probable por el cambio climático causado por el hombre, según un estudio dirigido por la Oficina Meteorológica del Reino Unido.
La temperatura de 38 grados centígrados equivale a 100,4 grados Fahrenheit.

Un grupo de científicos internacionales, entre ellos la profesora Olga Zolina del Instituto de Oceanología Shirshov de Rusia, descubrió que las temperaturas eran al menos dos grados centígrados más altas de lo que serían sin ninguna influencia humana.

El 20 de junio, una pequeña ciudad siberiana llamada Verkhoyansk, con sólo 1.000 habitantes, registró una temperatura de 38 grados centígrados, la más caliente que se haya registrado en el interior del Círculo Polar Ártico. La temperatura media de Verkhoyansk en julio es de 19,9 grados. En invierno, los habitantes de la ciudad se enfrentan regularmente a largos períodos de menos de -40.

Según los investigadores, la ola de calor de este año «habría sido casi imposible sin la influencia del cambio climático causado por el hombre», que aumentó las posibilidades de que se produjeran temperaturas tan altas «en un factor de al menos 600».

El autor principal del estudio, Andrew Ciavarella, llamó a los hallazgos «realmente asombrosos».

Además de temperaturas anormalmente altas, Siberia también ha sufrido vastas franjas de incendios forestales este verano. El 27 de junio, el servicio de protección aérea contra incendios forestales de Rusia informó que más de un millón de hectáreas estaban en llamas.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.8 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos