3.8
(5)

Cada verano, partes del Océano Ártico y los mares periféricos pierden su cubierta de hielo y se bañan en una amplia luz solar. En esta ventana de tiempo, algunas de estas áreas de aguas abiertas cobran vida con floraciones de fitoplancton tan grandes y vívidas que pueden verse desde el espacio.

El verano de 2020 ha sido uno de esos veranos. El fitoplancton -organismos similares a las plantas flotantes que, como las plantas en tierra, necesitan la luz solar y los nutrientes para prosperar- ha explotado en número, o «florecido», a través de las latitudes septentrionales libres de hielo. La imagen de arriba, adquirida el 26 de julio con el espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) en los satélites Terra y Aqua de la NASA, muestra un florecimiento de fitoplancton en el Mar de Barents, al norte de Escandinavia y Rusia.

En el Mar de Barents, las floraciones que aparecen en primavera y a principios del verano están típicamente compuestas por diatomeas, una forma microscópica de algas con conchas de sílice y amplia clorofila, lo que hace que aparezcan de color verde en las imágenes de los satélites. A finales de julio y durante el otoño, las aguas se calientan y se estratifican. Este cambio promueve el florecimiento de las cocolitoformas, un tipo de fitoplancton que convierte el agua en un blanco lechoso verdoso en las imágenes satelitales debido a sus cáscaras de carbonato de calcio. A veces, como es probable que ocurra aquí, ambos tipos de fitoplancton aparecen a la vez.

Si bien las floraciones alrededor del Ártico son algo común, nuevas investigaciones han demostrado que la biomasa de fitoplancton sigue aumentando en el Océano Ártico. En un documento reciente publicado en Science, los investigadores de la Universidad de Stanford encontraron que la tasa de crecimiento de la biomasa de fitoplancton en todo el Océano Ártico aumentó en un 57 por ciento entre 1998 y 2018.

El éxito del fitoplancton en este entorno cada vez más libre de hielo es evidente en el mapa anterior. En él se muestran los cambios en la cantidad de clorofila a -el pigmento utilizado por el fitoplancton para aprovechar la luz solar para fabricar alimentos- durante los dos últimos decenios en todo el Océano Ártico. El mapa se elaboró utilizando un algoritmo regional que incorpora datos satelitales de los instrumentos SeaWiFS y MODIS de la NASA. Obsérvese que la mayor parte del aumento se produce en los mares de Chukchi y Barents.

«Ciertamente nos sorprendió ver que la biomasa de fitoplancton ha comenzado a aumentar en el Ártico», dijo el oceanógrafo biológico de Stanford Kevin Arrigo, cuya estudiante de doctorado Kate Lewis dirigió el estudio. «Mucha gente ha estado diciendo que con el aumento del derretimiento, los inventarios de nutrientes disminuirían, pero eso no es lo que vimos».

Entre 1998 y 2008, el aumento de la biomasa de fitoplancton fue probablemente el resultado de la creciente extensión de las aguas libres de hielo y de un período de crecimiento más largo. Desde 2009, los aumentos se han debido al crecimiento del fitoplancton en concentraciones cada vez mayores. La implicación es que los nutrientes podrían estar aumentando en algunas partes del Océano Ártico.

No todas las zonas han visto aumentos; destacan las aguas al este de Groenlandia. Arrigo especuló que la disminución allí podría estar relacionada con un mayor consumo de nutrientes «aguas arriba» en aguas que se han vuelto más productivas. «Pero tendríamos que ir allí y buscar para estar seguros», dijo.

Aún no está claro cómo cambiará la biomasa de fitoplancton en el futuro a medida que la cubierta de hielo del mar Ártico siga disminuyendo. «El Océano Ártico está cambiando a un ritmo alarmante y pronto podría perder muchas de sus características polares únicas», dijo Arrigo. «Siempre habrá hielo de invierno, pero para el resto del año, está empezando a parecerse mucho a nuestros océanos templados».

Imágenes del Observatorio de la Tierra de la NASA por Joshua Stevens, usando datos MODIS de NASA EOSDIS/LANCE y GIBS/Worldview y datos cortesía de Lewis, K. M., van Dijken, G. L., & Arrigo, K. R. (2020).

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.8 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here