4.3
(4)

(Imagen de portada Avión de combate ruso MiG-31 imagen archivo)

Los aviones de la OTAN, incluyendo los aviones espía, han estado volando rutinariamente a lo largo de las fronteras de Rusia desde que las relaciones entre Moscú y Occidente comenzaron a deteriorarse en 2014. Por lo general, realizan sus vuelos cerca de las fronteras noroccidentales y en las proximidades de la península de Crimea.

El Ministerio de Defensa de Rusia ha declarado que un avión de combate MiG-31 fue codificado para interceptar un avión noruego Falcon 20 equipado para realizar misiones de guerra electrónica y reconocimiento.

«El equipo de vigilancia aérea ruso detectó una nave aérea que sobrevolaba las aguas neutrales del Mar de Barents y se acercaba a las fronteras rusas. […] Después de que el avión espía se apartó de la frontera rusa [el avión de combate MiG-31] regresó a su base aérea en condiciones de seguridad», explicó el ejército ruso.
El Centro de Gestión de la Defensa Nacional de Rusia subrayó en una declaración sobre el incidente que el avión ruso actuaba de conformidad con las normas internacionales a fin de evitar que el avión militar noruego violara la frontera nacional.

Los aviones militares de la OTAN vuelan rutinariamente a lo largo de las fronteras de Rusia, lo que a menudo lleva a la fuerza aérea del país a lanzar jets para evitar los cruces ilegales de la frontera. Sólo en las dos últimas semanas, se han producido al menos otros cinco incidentes de este tipo a lo largo de las fronteras de Rusia, no sólo en el noroeste, sino también en el suroeste.

Estos vuelos se hicieron regulares después de que las relaciones entre Occidente y Moscú comenzaron a deteriorarse tras un golpe de Estado en Ucrania en 2014, junto con las consiguientes acusaciones y sanciones contra Rusia.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos