4.3
(4)

(Imagen de portada Lagunas de deshielo de Permafrost en la Bahía de Hudson, Canadá, en 2008.)

Las turberas del mundo se convertirán en una gran fuente de gases de efecto invernadero a medida que las temperaturas aumenten este siglo, dicen los científicos.

En este momento, enormes cantidades de carbono están almacenadas en regiones pantanosas, a menudo congeladas, que se extienden a lo largo de las partes septentrionales del mundo.

Pero gran parte de la tierra permanentemente congelada se descongelará este siglo, dicen los expertos.

Esto liberará gases de calentamiento a un ritmo que podría ser un 30-50% mayor que las estimaciones anteriores.

Extendiéndose a través de vastas regiones de la mitad norte del mundo, las turberas juegan un papel importante en el sistema climático mundial.

A lo largo de miles de años, han acumulado grandes cantidades de carbono y nitrógeno, lo que ha ayudado a mantener la Tierra fresca.

El borde erosionado de una meseta de turba de permafrost en el oeste del Ártico ruso

Los científicos, sin embargo, son muy conscientes de que las turberas -incluyendo la casi mitad que está permanentemente congelada- son muy vulnerables al aumento de las temperaturas.

Pero, hasta ahora, la falta de mapas precisos ha hecho difícil estimar completamente el impacto del clima en la turba.

Utilizando los datos compilados de más de 7.000 observaciones de campo, los autores de este nuevo estudio pudieron generar los mapas más precisos hasta la fecha de las turberas, su profundidad y la cantidad de gases de calentamiento que contienen.

Muestran que el terreno pantanoso cubre 3,7 millones de kilómetros cuadrados.

Un degradante montículo de turba de permafrost en Suecia

Los investigadores dicen que las turberas del norte almacenan alrededor de 415 gigatoneladas de carbono. Eso equivale aproximadamente a 46 años de emisiones globales de CO2.

En su estudio, los autores proyectaron que las turberas se convertirían en una fuente importante de CO2 a medida que el mundo se calienta.

Una pregunta clave es cuándo ocurrirá esto.

«Desafortunadamente, no podemos poner tiempos exactos a estos números hasta ahora, los modelos no están tan avanzados todavía», dijo el autor principal Gustaf Hugelius de la Universidad de Estocolmo, Suecia.

«Pero mi mejor estimación es que este cambio ocurrirá en la segunda mitad de este siglo.»

Entonces, ¿cuál sería el impacto probable de este deshielo?

Los autores del informe dicen que su nueva estimación del carbono emitido a través del deshielo, y de las pérdidas de turba en los ríos y arroyos, es 30-50% mayor que en las anteriores proyecciones de las pérdidas de carbono por el deshielo del permafrost.

Una vista aérea de las turberas de Siberia

Si esta nueva estimación de las turberas se incluye con todas las estimaciones del derretimiento del permafrost, se prevé que iguale las emisiones anuales de la UE y el Reino Unido para 2100.

«La única manera de limitar la retroalimentación de carbono del permafrost es reducir el calentamiento global», dijo el Dr. Hugelius.

«Debido a que el Ártico se calienta dos veces más rápido que el resto del planeta, las vías de mayor calentamiento en las que estamos ahora son devastadoras para las partes permanentemente congeladas del planeta».

Mientras que el futuro de las turberas congeladas o no, en un mundo más caliente es innegablemente difícil, no está exento de esperanza.

Los expertos dicen que con la inversión adecuada para proteger y restaurar las turberas no congeladas, las turberas pueden continuar absorbiendo y almacenando grandes cantidades de CO2.

Del mismo modo, a medida que la turba congelada se descongela, comienza a ser capaz de cultivar plantas y almacenar gases de calentamiento.

Mientras que el nuevo estudio dice que podría tomar un par de siglos para que las turberas comiencen a absorber grandes cantidades de CO2, otros creen que podría suceder mucho antes..,

«Si el clima se calienta y las condiciones son mejores para la vegetación, la vegetación puede responder en cuestión de décadas», dijo Clifton Bain, que es el director del Programa de Turberas del Reino Unido de la UICN.

«Hemos visto en el Reino Unido cuando se destruye una turba y se arranca la vegetación de la superficie y se drena, si se rehumedece y hay una fuente de musgo esfagno allí, crecerán en cuestión de décadas. Por lo tanto, es posible en las condiciones adecuadas que la vegetación de la superficie se recupere muy rápidamente.»

El estudio ha sido publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here