3.7
(12)

La enorme capa de hielo de Groenlandia experimentó una pérdida neta récord de 532.000 millones de toneladas el año pasado, lo que ha hecho que se disparen las alarmas sobre la aceleración del aumento del nivel del mar, según los nuevos hallazgos.

Eso equivale a tres millones de toneladas adicionales de agua que fluyen en los océanos del mundo cada día, o seis piscinas olímpicas cada segundo.

El desmoronamiento de los glaciares y los torrentes de agua derretida que atraviesan el bloque de hielo de Groenlandia, de un grosor de hasta diez torres Eiffel, fueron la mayor fuente de aumento del nivel del mar en 2019 y representaron el 40 por ciento del total, según informaron los investigadores en la revista Communications Earth & Environment.

Superficie de un lago sobre la capa de hielo de Groenlandia. Crédito: C. Dow

La pérdida de masa del año pasado fue al menos un 15 por ciento superior al récord anterior en 2012, pero aún más alarmantes son las tendencias a largo plazo, dijeron.

«2019 y los otros cuatro años de pérdida récord han ocurrido todos en la última década», dijo a la AFP el autor principal Ingo Sasgen, glaciólogo del Centro Helmholtze de Investigación Polar y Marina de Alemania.

La capa de hielo está ahora rastreando el peor escenario de calentamiento global del panel asesor de ciencias climáticas de la ONU, el IPCC, señaló Andrew Shepherd, director del Centro de Observación y Modelado Polar de la Universidad de Leeds.

«Esto significa que tenemos que prepararnos para unos diez centímetros más de aumento del nivel global del mar para 2100 sólo desde Groenlandia», dijo Shepherd, que no participó en el estudio.

Redibujar las costas del mundo

Si toda la capa de hielo de Groenlandia se derritiera, elevaría los océanos mundiales en siete metros.

Incluso una elevación más modesta de un par de metros redibujaría las costas del mundo y haría inhabitables las tierras ocupadas hoy por cientos de millones de personas.

Hasta el año 2000, la capa de hielo de Groenlandia -que cubre un área tres veces el tamaño de Francia- generalmente acumulaba tanta masa como la que derramaba.

La escorrentía, en otras palabras, fue compensada por la nieve fresca.

Pero en las últimas dos décadas, el creciente ritmo del calentamiento global ha alterado este equilibrio.

La brecha se está ampliando en ambos extremos, según el estudio, que se basa en casi 20 años de datos satelitales.

Los cambios en los patrones climáticos, también consecuencia del cambio climático, han dado lugar a una menor cobertura de nubes y, por tanto, a una menor cantidad de nieve. Estos sistemas de alta presión también han dado como resultado más días de sol, y más cálidos, acelerando la pérdida de masa.

En 2019, la capa de hielo perdió un total de 1,13 billones de toneladas, alrededor del 45 por ciento de los glaciares que se deslizan hacia el mar, y el 55 por ciento del hielo derretido, dijo Sasgen. Ganó unos 600 mil millones de toneladas por las precipitaciones.

Un estudio publicado en la misma revista la semana pasada concluyó que la capa de hielo de Groenlandia ha pasado un «punto de inflexión», y ahora está condenada a desintegrarse, aunque se desconoce en qué escala de tiempo.

Izquierda: En naranja, la superficie con deshielo en Groenlandia el 30 de julio de 2019. Derecha: Días de deshielo acumulado en Groenlandia entre el 1 de junio y el 30 de julio de 2019. © Thomas Mote / UGA y NSIDC.

«Suena la alarma«

Sasgen dice que es demasiado pronto para saber si hemos llegado a un punto de no retorno, pero está de acuerdo en que es probable que la capa de hielo siga perdiendo masa, incluso en años más fríos.

«Pero eso no significa que tratar de limitar el calentamiento no importe», añadió.

«Cada grado decimal que se ahorre en términos de calentamiento ahorrará una cierta cantidad de aumento del nivel del mar, tanto en magnitud como en velocidad».

En el otro extremo del mundo, se cree que la capa de hielo de la Antártida Occidental, que contiene otros seis metros de aumento del nivel del mar, se tambalea en un punto de inflexión, y muchos expertos están convencidos de que ya lo ha superado.

Los científicos que no participaron en la investigación no se sorprendieron por los hallazgos, pero expresaron su preocupación.

«La capa de hielo ha perdido hielo todos los años durante los últimos 20 años», dijo Twila Moon, una investigadora de la Universidad de Colorado.

«Si las campanas de alarma de todos no estaban ya sonando, deben estar sonando ahora.»

Stuart Cunningham, oceanógrafo de la Asociación Escocesa de Ciencias Marinas, advirtió sobre el posible impacto en la circulación del Atlántico Norte, una corriente que mantiene el noroeste de Europa entre cinco y diez grados centígrados más caliente que latitudes similares en otras partes del mundo.

«Los modelos climáticos muestran que esta circulación puede ser desactivada añadiendo agua dulce al Atlántico Norte», dijo, señalando que esto ocurrió durante el final de la última edad de hielo.

«Este punto de inflexión en el sistema climático es uno de los potenciales desastres que enfrentamos».

Entre 1992 y 2018, Groenlandia perdió unos cuatro billones de toneladas de masa, lo que provocó un aumento de 11 milímetros del nivel medio del mar, según un estudio realizado en diciembre de 2019 en Nature.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.7 / 5. Recuento de votos: 12

Aun no hay votos