3.8
(5)

Las tecnologías que pueden eliminar el dióxido de carbono del aire podrían tener enormes implicaciones para los futuros precios de los alimentos, según nuevas investigaciones.

Los científicos dicen que se necesitarán máquinas que remuevan el CO2 del aire para mantener controlado el aumento de las temperaturas globales.

Pero estos dispositivos tendrán grandes impactos en la energía, el agua y el uso de la tierra.

Para 2050, según este nuevo informe, los precios de los cultivos de alimentos podrían aumentar más de cinco veces en algunas partes del mundo.

Tras el acuerdo climático de París firmado en 2015, los investigadores han intentado comprender lo que significaría en la práctica mantener el mundo por debajo de un umbral de temperatura de 1,5C.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) informó sobre esta cuestión en 2018, y determinó que para mantenerse por debajo de este aumento de la temperatura el mundo tendría que alcanzar un nivel de emisiones netas cero para 2050, pero también sería necesario eliminar y almacenar grandes cantidades de dióxido de carbono de la atmósfera.

Una de las ideas sobre cómo lograrlo se llama BECCS – bioenergía con captura y almacenamiento de carbono. Significa cultivar cosechas que absorban CO2, y luego quemarlas para obtener electricidad mientras se captura y se entierra el carbono que se produce.

Una máquina de captura directa de aire (DAC) instalada en Islandia

Los críticos dicen que esta idea necesitaría el despliegue de enormes cantidades de tierra que reducirían la cantidad de tierra para la agricultura en un momento de aumento de la población mundial.

Otra tecnología que ha despertado mucho interés es la llamada Captura Directa de Aire (DAC), en la que las máquinas extraen el CO2 directamente de la atmósfera.

Se han realizado con éxito varias instalaciones experimentales de esta idea, en particular en Suiza y Canadá.

Pero ha habido poca investigación hasta la fecha sobre cómo el despliegue de DAC impactaría en los precios de los cultivos y los alimentos.

Este nuevo estudio analiza el despliegue a gran escala de una serie de tecnologías de emisiones negativas, incluyendo el DAC.

El informe dice que la energía y los recursos hídricos necesarios para impulsar estas máquinas serán a muy gran escala.

El DAC necesitará grandes cantidades de calor para que el proceso funcione, dicen los autores. Esto requeriría una energía equivalente al 115% del actual consumo mundial de gas natural.

Los países más pobres verán los peores impactos en los precios de los alimentos

El agua para el DAC también es un costo significativo para el 2050, ya que las máquinas utilizan el 35% del agua que actualmente se usa en la producción de electricidad mundial.

Y mientras que DAC reduce la cantidad de tierra requerida, todavía habrá necesidad de cantidades significativas de cultivos energéticos y nuevos bosques.

«Quiero dejar claro que no estamos de ninguna manera tratando de tirar agua fría en los esfuerzos para tratar de desarrollar el DAC», dice el Dr. Andrés Clarens de la Universidad de Virginia, quien dirigió el estudio.

«Creo que el DAC es una tecnología muy importante que necesita ser desarrollada.»

«Pero en nuestras simulaciones, lo que encontramos es que el mundo no va al 100% con el DAC, ¿verdad?

«Incluso bajo escenarios de precios optimistas para la tecnología, el mundo sigue desplegando una cantidad decente de BECCs, si quieres llegar a 1,5C.

«El DAC no va a ser lo único».

La colza es un cultivo energético importante y podría usarse para BECCS

Según el informe, con el uso generalizado del CAD, en muchas partes del mundo se producirán aumentos sustanciales de los precios del maíz, el trigo y el arroz.

Las zonas más afectadas serían las del África subsahariana, donde los precios podrían aumentar entre un 5 y un 600% para 2050.

En la India, el Pakistán y muchos otros países de Asia podrían registrarse aumentos de entre tres y cinco veces, mientras que en Europa y América del Sur los precios podrían duplicarse o triplicarse.

Pero algunas personas involucradas en el CAD rechazan las conclusiones del informe, diciendo que los autores asumieron erróneamente que todos los sistemas de captación de aire son iguales.

«Queremos señalar que el documento sólo analizó la tecnología de captura directa del aire con sorbente líquido, mientras que Climeworks ha desarrollado una tecnología de sorbente sólido que no depende de la quema de gas natural o tiene la necesidad de agua dulce para la eliminación del dióxido de carbono del aire», dijo Christoph Beuttler de Climeworks.

«Confiamos en que si el documento hubiera hecho esa distinción, los potenciales de captura directa de aire que se han informado podrían ser significativamente mayores y los riesgos menores».

A pesar de las preguntas sobre los métodos, todos los implicados en las emisiones negativas están de acuerdo en que cuanto más tiempo se tarda en implementar estas tecnologías, mayor es el impacto en los alimentos, la energía y el agua.

Los esfuerzos a corto plazo para descarbonizar, en particular en el transporte y la producción de energía, aliviarán algunas de las dificultades con las emisiones negativas.

«Creo que las emisiones negativas van a ser importantes. Creo que el DAC en particular va a ser importante. Pero creo que no puede ser nuestra primera orden del día. Tenemos que dejar los combustibles fósiles lo antes posible», dijo Andrés Clarens.

«Cualquiera que piense que podemos seguir quemando combustibles fósiles por otra década, porque haremos DAC, ya sabes, en el futuro. Ese no es un enfoque viable».

El estudio ha sido publicado en Nature Climate Change.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.8 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos