3.3
(3)

(FOTO DE ARCHIVO imagen referencial)

El estado australiano de Victoria ha tenido que practicar la eutanasia a un gran número de aves de corral, entre ellas miles de polluelos, en un intento de detener la propagación de la gripe aviar, que probablemente se sume a los peligros de Australia para contener el coronavirus.
Eligiendo entre lo malo y lo peor, los avicultores de Victoria han diezmado su ganado, con la friolera de 400.000 pavos, pollos y emúes que han sido sacrificados por temor a que pudieran ser un gran riesgo de transmitir el contagio. Eso incluye 2.000 bebés emús, según los medios de comunicación locales.

El Grupo de Huevos de la Federación de Granjeros Victorianos dijo que la pérdida sería devastadora tanto para los grandes como para los pequeños productores «no sólo emocionalmente sino también financieramente». El Ministro de Agricultura de Australia, David Littleproud, respondió con simpatía a la noticia, asegurando que el gobierno entiende «el impacto de las difíciles decisiones que deben tomarse».

La dramática campaña se produce después de que la gripe aviar -también conocida como gripe aviar- se descubriera por primera vez en una granja de emúes y una granja de huevos en Victoria a finales de julio. Las autoridades han puesto la instalación en cuarentena, al tiempo que emiten avisos a los granjeros locales.

La gripe aviar es una enfermedad contagiosa que afecta predominantemente a pollos, patos, gansos, pavos, gallinas de Guinea, codornices, faisanes y avestruces. Aunque hay muchos tipos de contagio, las cepas del virus se destruyen al cocinarlas.

Sin embargo, algunas de ellas son peligrosas para los seres humanos, sobre todo la cepa H5N1, que puede infectar a los humanos. La Organización Mundial de la Salud cree que la tasa de mortalidad reportada es de alrededor del 60 por ciento. El mayor riesgo para los humanos proviene del contacto cercano con aves infectadas. Esto significa que los granjeros que limpian y manipulan las aves de corral tienen más probabilidades de contagiarse que otros.

Este parece ser el segundo brote que afecta a Australia después del Covid-19, que infectó a cerca de 25.500 personas y ha matado a más de 580. El nuevo coronavirus ha estado causando estragos en la nación durante meses, aunque su propagación no se acerca a la escala de la crisis en el vecino sudeste asiático.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.3 / 5. Recuento de votos: 3

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here