4.2
(11)

El CAMBIO CLIMÁTICO puede fomentar la propagación de enfermedades mortales en África y más allá, han advertido los investigadores.

El calentamiento global atrae a una variedad de mosquitos responsables de enfermedades altamente infecciosas. Un estudio realizado en los Estados Unidos ha pronosticado ahora cómo evolucionará la propagación del paludismo en el África subsahariana y sus alrededores.

Los investigadores advirtieron que podría producirse un «desastre de salud pública» si el continente no es capaz de hacer frente a las enfermedades transmitidas por mosquitos que no sean el paludismo.

Diferentes variedades de mosquitos prosperan a diferentes rangos de temperatura, con insectos como el Aedes aegypti y el mosquito de la fiebre amarilla responsables de transmitir enfermedades mortales.

Desde hace mucho tiempo se sabe que el mosquito Anopheles gambiae propaga el paludismo, mientras que el Aedes aegypti puede transmitir varios virus, como el del dengue.

La profesora Erin Mordecai, bióloga de Stanford y autora principal del estudio, dijo: «El cambio climático va a reorganizar el paisaje de las enfermedades infecciosas.

«Los brotes de chikungunya y dengue como los que hemos visto recientemente en África Oriental sólo se están volviendo más probables en gran parte del continente.

«Tenemos que estar preparados para esta amenaza emergente».

La malaria es una enfermedad que afecta a más de 200 millones de personas en esa zona del continente africano.

Un mosquito tigre o ‘Aedes albopictus’. James Gathany

Un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que había 228 millones de casos de malaria en 2018, en comparación con 231 millones de casos en 2017.

Se estima que el número de muertes por paludismo será de 405.000 en 2018, lo que supone un descenso con respecto a las 416.000 muertes del año anterior.

Es más probable que la malaria se propague en un «punto de inflexión» de 25C (78F), mientras que el riesgo de dengue es mayor, aproximadamente 29C (84F).

Como resultado, un mundo que se calienta resultará en un aumento de los casos de dengue, responsable de sarpullidos, dolores de cabeza agobiantes y dolor ocular agonizante.

Entre los intentos de reducir el número de muertes relacionadas con el paludismo se encuentran los mosquiteros tratados con insecticidas y la fumigación de interiores.

Desde hace mucho tiempo se sabe que los mosquitos que transmiten el paludismo se reproducen en charcos de agua estancada que suelen estar asociados a las zonas rurales.

En cambio, los Aedes aegypti se sienten más atraídos por las zonas urbanas que forman «islas de calor» significativamente más cálidas que las zonas verdes circundantes.

El estudio confirmó que es probable que la tendencia a que los mosquitos transporten enfermedades distintas del paludismo se acelere debido al creciente calentamiento global provocado por el hombre.

Los científicos sugieren que el cambio climático podría aumentar el número de mosquitos portadores de malaria en lugares relativamente frescos, como las regiones más montañosas.

Sin embargo, algunos lugares verán más de ambos tipos de insectos, han advertido los investigadores.

Tanto para el paludismo como para el dengue, las áreas alrededor del Lago Victoria, en particular, se convertirán en zonas de alto riesgo para el 2050.

Desiree LaBeaud, la autora principal del estudio, dijo: «Es vital centrarse en el control de los mosquitos que propagan enfermedades como el dengue porque no hay tratamientos médicos para estas enfermedades.

«Además, el paso del paludismo al dengue puede abrumar los sistemas de salud porque las enfermedades que se introducen en las nuevas poblaciones suelen provocar grandes brotes».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.2 / 5. Recuento de votos: 11

Aun no hay votos