5
(3)

El número de muertos en el terremoto del Mar Egeo de la semana pasada ha subido a 116 mientras los rescatadores de la ciudad turística turca de Izmir terminaban de buscar en los edificios que se derrumbaron en el temblor.

Hasta el miércoles, todos menos dos de los muertos estaban en Izmir, la tercera ciudad más grande de Turquía.

Dos adolescentes murieron en la isla griega de Samos, que se encuentra al sur del epicentro del poderoso terremoto del viernes, que registró una magnitud de 7,0 según el Servicio Geológico de los Estados Unidos.

Mehmet Gulluoglu, jefe de la Presidencia de Gestión de Desastres y Emergencias de Turquía, dijo que las operaciones de búsqueda y rescate se habían completado en 17 edificios que cayeron en Izmir.

La operación de rescate ha estado en plena marcha desde el viernes, ya que los rescatistas sacaron a 107 sobrevivientes de los escombros, incluyendo algunos niños pequeños cuya supervivencia provocó un desbordamiento emocional tanto de los observadores como de los trabajadores de emergencia.

De las 1.035 personas heridas en el terremoto, 137 permanecieron hospitalizadas el miércoles, según la agencia turca, y más de 4.600 tiendas de campaña y 17.000 camas se utilizaron como refugio temporal.

Este fue el terremoto más mortal que ha golpeado a Turquía en casi una década.

Tras una reunión del gabinete el martes por la noche, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan se comprometió a no rendirse hasta que la última persona fuera recuperada.

El espíritu de los rescatadores se elevó el martes cuando sacaron a una niña de 3 años de los restos de su casa, 91 horas después del terremoto.

Los temblores se sintieron en todo el oeste de Turquía, incluyendo Estambul, así como en la capital griega de Atenas. Siguieron unas 1.700 réplicas, 45 de las cuales tuvieron una magnitud superior a 4,0.

En Esmirna, el terremoto redujo edificios enteros a escombros o los pisos de sierra se derrumbaron sobre sí mismos. Las autoridades han detenido a nueve personas, incluidos los contratistas, para interrogarlos sobre el derrumbe de seis de los edificios.

Turquía tiene una mezcla de edificios nuevos y viejos, a menudo construidos de forma barata y a veces ilegalmente, lo que los hace incapaces de soportar bien los terremotos.

Se han endurecido las normas para reforzar o demoler los edificios más antiguos, y en varias ciudades turcas se está llevando a cabo una renovación urbana. Pero los expertos dicen que no está ocurriendo lo suficientemente rápido.

El país se encuentra en la cima de dos grandes fallas y los terremotos son frecuentes. Más de 500 personas murieron en un terremoto en 2011 en la ciudad oriental de Van, mientras que otro en enero de este año mató a 41 personas en la provincia oriental de Elazig.

En 1999, dos poderosos terremotos mataron a 18.000 personas en el noroeste de Turquía.

FUENTE : AGENCIAS DE NOTICIAS

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 3

Aun no hay votos