4
(3)

Desde su descubrimiento en 2007, los científicos han buscado incansablemente descubrir las fuentes de las «rápidas explosiones de radio» de duración milisegunda que vienen del espacio. Actualmente, una clase de estrellas de neutrones con poderosos campos magnéticos son el principal candidato para el origen de las explosiones.

Los astrónomos han rastreado misteriosas e intensas ráfagas de energía de radio que vienen del interior de nuestra propia galaxia.

El origen de las rápidas ráfagas de radio (FRB) sigue siendo en gran parte desconocido, pero los observadores han localizado ahora sus orígenes en un objeto celestial en particular. Los FRB tienden a durar sólo una fracción de segundo pero pueden ser 100 millones de veces más poderosos que el Sol.

Los datos tomados de los telescopios de todo el mundo se publicaron en tres artículos en la revista ‘Nature’ el miércoles. Un equipo internacional de científicos usó observaciones hechas por la tecnología en Canadá, EE.UU., China y en órbita alrededor de la Tierra.

Para probar las prominentes teorías de que los orígenes del FRB son magnetares – estrellas con un campo magnético muy poderoso – los astrónomos trataron de posicionar el origen de los estallidos dentro de una variedad de áreas en el cielo.

Un gran misterio cósmico acaba de ser resuelto.
Por primera vez, los astrónomos han rastreado una extraña ráfaga de ondas de radio llamada «ráfaga de radio rápida» hasta su fuente.

Esto permitiría, en teoría, a los investigadores asociar los FRB con objetos espaciales existentes y conocidos y vincular las explosiones de energía de radio con los fenómenos astronómicos. Este nuevo estudio es el primero en conectar activamente los FRBs con magnetares, o, al menos, es una fuerte indicación de su asociación.

«Calculamos que un estallido tan intenso proveniente de otra galaxia sería indistinguible de algunos estallidos rápidos de radio, así que esto realmente da peso a la teoría que sugiere que las magnetares podrían estar detrás de al menos algunos FRBs», dijo Pragya Chawla, un co-autor del estudio y un estudiante de doctorado senior del departamento de física de la Universidad McGill de Quebec.
Paul Scholz, del Instituto Dunlap de Astronomía y Astrofísica de la Universidad de Toronto, dijo que los hallazgos aún no explican completamente los FRBs conocidos «dadas las grandes brechas de energía y actividad entre las fuentes de FRB más brillantes y activas y lo que se observa para los magnetares, quizás se necesiten magnetares más jóvenes, más energéticos y activos para explicar todas las observaciones de FRB».

Sin embargo, los FRB siguen siendo un misterio. Incluso si los astrónomos pueden probar su origen en las magnetares, todavía necesitan descubrir el mecanismo a través del cual una magnetar genera un FRB.

«Hay un gran misterio sobre lo que produciría estos grandes estallidos de energía, que hasta ahora hemos visto venir de la mitad del universo», dijo Kiyoshi Masui, profesor asistente de física en el MIT, quien dirigió el análisis del equipo sobre el brillo de los FRB.

«Esta es la primera vez que hemos sido capaces de atar una de estas exóticas explosiones de radio rápidas a un solo objeto astrofísico».

Por primera vez, los astrónomos fueron capaces de localizar una ráfaga de radio rápida en la Vía Láctea, y la más cercana que se haya detectado, lo que significa que el misterio de dónde vienen podría ser resuelto.

Debido a su naturaleza corta e impredecible, así como a la distancia, los científicos han encontrado hasta ahora difícil rastrear el origen de las explosiones.

Se cree que se formaron en algunas de las condiciones más extremas del universo, con explicaciones que van desde el colapso de las estrellas hasta la tecnología alienígena.

Las explosiones de energía de radio han sido identificadas como originadas por un magnatar, de acuerdo con el equipo, que confirmó que la explosión aparecería como otros FRBs más distantes si hubiera sido observada desde fuera de nuestra galaxia – sugiriendo que algunas de las otras explosiones pueden provenir de objetos similares en otras partes del universo.

El FRB de la Vía Láctea fue identificado por primera vez el 27 de abril, cuando múltiples emisiones de rayos X y rayos gamma provenientes de un magnetar al otro lado de la Vía Láctea fueron recogidas por científicos usando dos telescopios espaciales norteamericanos.

Al día siguiente, los investigadores utilizaron los dos telescopios para observar el área del espacio donde recogieron por primera vez la explosión conocida como FRB 200428. El fenómeno es también el primero de su tipo identificado hasta ahora para enviar emisiones aparte de las simples ondas de radio.

Los FRB se descubrieron por primera vez en 2007, lo que llevó a una amplia especulación sobre los orígenes de tan intensas explosiones de energía. Los magnetares se convirtieron en los culpables más probables, especialmente debido a las teorías de que sus campos magnéticos podrían funcionar como motores, creando y empujando explosiones.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4 / 5. Recuento de votos: 3

Aun no hay votos