5
(1)

Los remanentes del huracán ETA han inundado hogares desde Panamá hasta Guatemala, ya que el número de víctimas mortales en toda América Central ascendió por lo menos a 57 personas y los grupos de ayuda advirtieron que las inundaciones y los aludes de lodo estaban creando un lento desastre humanitario.

La tormenta que golpeó a Nicaragua como un poderoso huracán de categoría 4 el martes se había convertido más bien en una vasta tormenta tropical el jueves, pero avanzaba tan lentamente y arrojaba tanta lluvia que gran parte de América Central permanecía en alerta máxima.

Los pronosticadores dijeron que se esperaba que la ahora tropical depresión cobrara fuerza y se dirigiera hacia Cuba y posiblemente al Golfo de México a principios de la próxima semana.

El jueves por la tarde, el presidente de Guatemala Alejandro Giammattei dijo que una ladera de montaña empapada de agua en la parte central del país se había deslizado hacia la ciudad de San Cristóbal Verapaz, enterrando casas y dejando al menos 25 muertos.

Otras dos diapositivas en Huehuetenango habían matado al menos a 12 más, dijo. A principios del jueves, otros cinco habían sido asesinados en diapositivas más pequeñas en Guatemala.
El número de muertos de Guatemala se sumó a las 13 personas que murieron en Honduras y dos en Nicaragua. Las autoridades panameñas reportaron ocho desaparecidos.

ETA tenía vientos sostenidos de 55 km/h y se movía de norte a noroeste a 13 km/h el jueves.

En Guatemala, dos niños murieron cuando su casa se derrumbó bajo fuertes lluvias en el departamento central de Quiché, según un comunicado de los bomberos locales. Una tercera persona también murió en Quiché, pero los detalles no estaban disponibles inmediatamente. Giammattei confirmó una cuarta muerte en un deslizamiento de tierra en Chinautla la noche del miércoles.

El jueves, Giammattei dijo en la radio local que el 60 por ciento de la ciudad oriental de Puerto Barrios estaba inundada y que se esperaban 48 horas más de lluvia.

En Honduras, la Policía Nacional dijo que se habían encontrado seis cuerpos más, con lo que el número de víctimas en ese país ascendía a 13.
Los cuerpos de dos adultos y dos niños fueron encontrados después de las excavaciones en un alud de lodo que ocurrió el miércoles en el municipio de Gualala, y dos niños de ocho y 11 años de edad murieron en otro alud de lodo en el municipio de El Níspero.

Más temprano, los residentes encontraron el cuerpo de una niña enterrada en un deslizamiento de tierra el miércoles en las montañas fuera de la ciudad de Tela en la costa norte. En la misma zona, un deslizamiento de tierra enterró una casa con una madre y dos niños dentro, según el portavoz del Departamento de Bomberos de Honduras, Oscar Triminio.

Dijo que también hubo una niña de dos años que murió en el departamento de Santa Bárbara cuando fue arrastrada por las aguas.

Más lluvias torrenciales
Se pronosticó que las fuertes lluvias continuarán en Honduras al menos hasta el jueves, mientras ETA se mueve hacia la ciudad norteña de San Pedro Sula.

Decenas de residentes de un barrio de San Pedro Sula tuvieron que abandonar sus casas en la madrugada del jueves cuando el agua del río Chamelecón llegó a sus puertas.

Las autoridades hondureñas informaron anteriormente de que una niña de 12 años había muerto en un alud de lodo y un niño de 15 años se había ahogado al intentar cruzar un río crecido por la lluvia.

Marvin Aparicio, de la agencia de gestión de emergencias de Honduras, dijo el miércoles que unas 457 casas habían sido dañadas, en su mayoría por las aguas de la inundación. Había 41 comunidades aisladas por las carreteras desgastadas.
Entre los rescatados se encontraban Karen Patricia Serrano, su esposo y cinco hijos. Su casa se inundó con las aguas del río Lancetilla y desde el lunes estaban en un refugio en Tela.

«Lo perdimos todo», dijo la mujer de 32 años. «No sé qué vamos a hacer. Incluso perdí mis animalitos», dijo, refiriéndose a las gallinas, los gatos y los perros.

Al menos ocho personas fueron reportadas como desaparecidas después de las inundaciones y deslizamientos de tierra en la provincia panameña de Chiriquí, que limita con Costa Rica.

«La situación es preocupante, se necesita mucha ayuda», dijo Javier Pitti, alcalde de Tierras Altas en Chiriquí. Los deslizamientos de tierra habían cerrado muchas carreteras, incluida la principal que conecta la provincia con el resto de Panamá.
Las viviendas de más de 200 residentes de la zona autónoma indígena Ngabe Bugle se inundaron.

En dirección a Cuba, EE.UU.
El Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos pronosticó que partes de Nicaragua y Honduras podrían recibir de 380 a 635 milímetros (15 a 25 pulgadas) de lluvia, con más posibilidades en algunas zonas aisladas.

Cuando lo que queda de la tormenta se tambalee de nuevo hacia el Caribe, recuperará algo de fuerza y se convertirá de nuevo en una tormenta tropical, según los pronósticos.

Luego, se prevé que ETA se desplace lentamente hacia Cuba y Florida, o al menos lo suficientemente cerca de Florida como para que los pronosticadores adviertan de siete pulgadas de lluvia para el sur de Florida en los próximos cinco a siete días.

La semana que viene, ETA podría incluso trasladarse al Golfo de México.

«Lo que salga [de América Central] va a durar un tiempo», dijo el investigador de huracanes de la Universidad Estatal de Colorado, Phil Klotzbach.

«No estoy convencido de que hayamos terminado con ETA».

FUENTE : AP

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

Aun no hay votos