3.5
(4)

(Imagen de portada referencial)

Un nuevo estudio muestra que el aumento de calor de los ríos del Ártico está derritiendo el hielo marino en el Océano Ártico y calentando la atmósfera.

El estudio publicado esta semana en Science Advances fue dirigido por la Agencia Japonesa para la Ciencia y la Tecnología Marino-Terrestre, con autores colaboradores en los Estados Unidos, los Emiratos Árabes Unidos, Finlandia y Canadá.

De acuerdo con la investigación, los principales ríos del Ártico contribuyen significativamente más calor al Océano Ártico que en 1980. El calor de los ríos es responsable de hasta el 10% de la pérdida total de hielo marino que se produjo entre 1980 y 2015 en la región de la plataforma del Océano Ártico. Ese derretimiento equivale a unos 120.000 kilómetros cuadrados de hielo de un metro de espesor.

«Si Alaska estuviera cubierta por un metro de hielo, el 20% de Alaska desaparecería», explicó Igor Polyakov, coautor y oceanógrafo del Centro Internacional de Investigación del Ártico de la Universidad de Alaska Fairbanks y del Instituto Meteorológico Finlandés.

El agua del río Mackenzie de Canadá ingresa al océano Ártico azul en julio de 2012. Las áreas blancas en la mitad superior de la foto son principalmente hielo marino, mientras que las de abajo son nubes sobre la tierra. 
Crédito: Observatorio de la Tierra de la NASA

Los ríos tienen el mayor impacto durante la ruptura de la primavera. El agua caliente se vierte en el Océano Ártico cubierto de hielo y se extiende debajo del hielo, descomponiéndose. Una vez que el hielo marino se derrite, el agua caliente comienza a calentar la atmósfera.

La investigación descubrió que entra en la atmósfera mucha más energía de calor de río que la que derrite el hielo o calienta el océano. Como el aire es móvil, esto significa que el calor de los ríos puede afectar a zonas del Ártico alejadas de los deltas de los ríos.

Los impactos fueron más pronunciados en el Ártico siberiano, donde varios grandes ríos fluyen hacia la región de la plataforma relativamente poco profunda que se extiende a casi 1.000 millas de la costa. El río Mackenzie de Canadá es el único río lo suficientemente grande como para contribuir sustancialmente al derretimiento del hielo marino cerca de Alaska, pero los ríos más pequeños del estado también son una fuente de calor.

Polyakov espera que el aumento de las temperaturas del aire global continúe calentando los ríos del Ártico en el futuro. A medida que los ríos se calienten, más calor fluirá hacia el Océano Ártico, derritiendo más hielo marino y acelerando el calentamiento del Ártico.

Los ríos son sólo una de las muchas fuentes de calor que ahora calientan el Océano Ártico. Todo el sistema ártico se encuentra en un estado extremadamente anómalo a medida que las temperaturas del aire aumentan y el agua caliente del Atlántico y el Pacífico entra en la región, descomponiendo el hielo marino incluso en pleno invierno. Todos estos componentes trabajan juntos, causando bucles de retroalimentación positiva que aceleran el calentamiento en el Ártico.

«Es muy alarmante porque todos estos cambios se están acelerando», dijo Polyakov. «Los rápidos cambios son simplemente increíbles en la última década más o menos.»

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.5 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos