4
(1)

La escalada del conflicto en la agitada región etíope de Tigray ha causado la muerte de cientos de personas, según un informe en el que se citan fuentes del lado del gobierno, aun cuando el primer ministro trató de asegurar al mundo que su nación no estaba cayendo en una guerra civil.

El primer ministro Abiy Ahmed, ganador del Premio Nobel de la Paz, insistió el lunes en que Etiopía no estaba cayendo en el «caos» a pesar de la operación militar en curso en Tigray.

El estallido en la región septentrional, fronteriza con Eritrea y el Sudán, ha suscitado el temor de una guerra civil en la segunda nación más poblada de África, donde el conflicto étnico ha causado cientos de muertes desde que Abiy asumió el cargo en 2018.

«Etiopía está agradecida por los amigos que expresan su preocupación. Nuestra operación de estado de derecho tiene como objetivo garantizar la paz y la estabilidad de una vez por todas llevando a los perpetradores de la inestabilidad ante la justicia», escribió el lunes. «La preocupación de que Etiopía caiga en el caos es infundada y es el resultado de no entender profundamente nuestro contexto».

Pero un oficial militar de la vecina región de Amhara, del lado de las tropas federales, dijo a la agencia de noticias Reuters que los enfrentamientos con las fuerzas tigresas en Kirakir habían matado a casi 500 personas del lado tigre.

Tres fuentes de seguridad de Amhara que trabajan con las tropas federales dijeron que el ejército etíope también había perdido cientos en la batalla original en Dansha.

Reuters dijo que no había podido verificar las cifras, aunque un diplomático también dijo que se creía que habían muerto cientos.

Un apagón de las comunicaciones telefónicas y de Internet en Tigray ha dificultado la verificación de la situación sobre el terreno.

Los líderes de la región norteña de Tigray en Etiopía dijeron el lunes que el gobierno federal dirigido por Abiy había lanzado más de 10 ataques aéreos contra ellos en los últimos días.

«Estos fascistas han demostrado que no tendrán piedad para destruir a los tigreses al lanzar más de 10 intentos de ataque aéreo en ciudades tigresas», dijo el Frente de Liberación Popular de Tigre (TPLF), que gobierna la región norteña, en Facebook sin mencionar ninguna baja.

«El pueblo y el gobierno de Tigray están unidos», añadió.

El recién nombrado jefe del ejército etíope, Berhanu Jula, dijo que las fuerzas federales han capturado cuatro ciudades en el oeste de Tigray donde se ha informado que gran parte de la lucha se ha concentrado. Los informes de soldados muertos y heridos han aumentado en la vecina región de Amhara.

Objetivos de los bombardeos
Abiy, que procede de los oromos, el grupo étnico más numeroso de Etiopía, inició la campaña militar la semana pasada diciendo que las fuerzas leales a los líderes tigreses habían atacado una base militar e intentado robar equipo.

Los tigres representan sólo el seis por ciento de los etíopes pero, antes del gobierno de Abiy, habían dominado la política durante casi 30 años.

El TPLF está endurecido por la guerra de 1999-2000 con la vecina Eritrea y por la lucha para derrocar a Mengistu Haile Mariam en 1991. Ellos y los aliados de las milicias suman hasta 250.000 combatientes y poseen importantes existencias de material militar, según el grupo de reflexión del International Crisis Group.

Los tigrayenses dicen que el gobierno de Abiy los ha atacado injustamente como parte de la represión de los abusos de derechos y la corrupción del pasado.

En los últimos días, aviones de combate del gobierno federal han estado bombardeando objetivos, incluyendo depósitos de armas en Tigray. El domingo, los trabajadores humanitarios informaron de intensos combates entre las tropas leales a cada bando, con al menos seis muertos y docenas de heridos.

Abiy, un ex soldado que luchó junto a los tigrayanos contra Eritrea, ha desafiado hasta ahora los llamamientos de las Naciones Unidas y otros para negociar.

Uno de los riesgos es que el ejército de Etiopía se divida según las líneas étnicas, y que los tigres deserten a la fuerza regional.

También se teme que se tomen represalias contra los tigres en otros lugares. La policía de Addis Abeba dijo el domingo que el gobierno había arrestado a 162 personas en posesión de armas de fuego y municiones por sospechar que apoyaban a las fuerzas tigresas.

Además, como el gobierno de Abiy moviliza tropas a Tigray, otras zonas ya asediadas por la violencia étnica podrían enfrentarse a un vacío de seguridad, según los analistas.

Miles han tenido que huir de sus hogares en los últimos dos años en la nación de 110 millones de personas.

Los analistas no creen que los enfrentamientos reavivarán el conflicto de Eritrea, dado que tanto el presidente Isaias Afwerki como Abiy ven a los dirigentes tigreses como enemigos.

Una guerra total dañaría la economía de Etiopía después de años de crecimiento constante. Abiy ha prometido reformas radicales para abrir sectores lucrativos como las telecomunicaciones a la inversión extranjera.

Abiy, de 44 años, que es el líder más joven del continente, ganó el año pasado el Premio Nobel de la Paz por sus reformas democráticas tras años de gobierno represivo y por hacer las paces con Eritrea después de una guerra fronteriza en la que murieron decenas de miles de personas.

Pero el conflicto en Tigray amenaza la estabilidad nacional.

(Fuente vía Agencias )

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4 / 5. Recuento de votos: 1

Aun no hay votos