0
(0)

El tercer tifón que ha azotado Filipinas en otras tantas semanas ha causado importantes inundaciones en la capital, Manila, atrapando a la gente en los tejados y matando al menos a dos personas en otra parte del archipiélago del sudeste asiático.

El tifón Vamco azotó vientos de hasta 155 kilómetros por hora (96 millas por hora) al barrer la isla más grande del país, Luzón, después de tocar tierra durante la noche del jueves.

Las fuertes lluvias cerraron efectivamente Manila, la extensa capital de 12 millones de habitantes, y las zonas circundantes, convirtiendo las calles en ríos al advertir las autoridades sobre los deslizamientos de tierra y las mareas de tormenta potencialmente mortales a lo largo de la costa.

«Muchos lugares están sumergidos. Muchas personas están pidiendo ayuda», dijo Rouel Santos, de 53 años, un oficial de desastres jubilado en la provincia de Rizal, cerca de la capital.

Santos dijo que las inundaciones causadas por Vamco le trajeron recuerdos del devastador tifón Ketsana, conocido en Filipinas como la tormenta tropical Ondoy, que golpeó en 2009 y se cobró cientos de vidas.

La Cruz Roja Filipina, la policía, el ejército y otros rescatistas utilizaron embarcaciones para llegar a las personas varadas en sus hogares en la ciudad de Marikina, una de las zonas más afectadas de la capital, donde el agua en algunas calles llegaba hasta los hombros.

Las escuelas, que han estado vacías desde el comienzo de la pandemia de coronavirus en marzo, se están utilizando como refugios de emergencia junto con los gimnasios. Aproximadamente 180.000 personas estaban en centros de evacuación, según las autoridades.

El servicio meteorológico ha advertido de mareas de tempestad que amenazan la vida en algunas partes de la costa, incluida Manila, y que podrían inundar zonas bajas.

Se emitieron avisos de inundación para varias ciudades al norte de la capital, ya que las autoridades liberaron agua de presas que se llenaban rápidamente.

El Presidente Rodrigo Duterte dijo en una declaración que el Gobierno estaba «al tanto de la situación», prometiendo fondos de socorro, bienes y refugio para las víctimas, así como asesoramiento posterior al desastre.

Filipinas es azotada por un promedio de 20 tormentas y tifones cada año, que suelen arrasar con las cosechas, los hogares y la infraestructura en zonas ya empobrecidas.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

Aun no hay votos