2.7
(7)

(Imagen de portada : Un niño yemení gravemente desnutrido recibe tratamiento en la provincia de Hajjah el 5 de julio de 2020. AFP)

El Yemen, devastado por la guerra, corre el peligro inminente de sufrir la peor hambruna que el mundo ha visto en décadas, ha advertido el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres.

«Si no se toman medidas inmediatas, pueden perderse millones de vidas», dijo Guterres el viernes sobre el país que ha soportado una guerra de cinco años entre los rebeldes houthis apoyados por Irán y las fuerzas gubernamentales.

La advertencia de Guterres llega cuando los Estados Unidos amenazan con poner en la lista negra al grupo Houthi como parte de su campaña de «máxima presión» contra Teherán.

Los trabajadores de ayuda humanitaria han planteado el temor de que tal medida impida que la ayuda para salvar vidas llegue al país y empeore aún más las cosas en el Yemen.

En su declaración, Guterres sólo hizo una referencia indirecta a esta posibilidad.

«Insto a todos los que tienen influencia a que actúen urgentemente en estas cuestiones para evitar la catástrofe, y también pido que todos eviten tomar cualquier medida que pueda empeorar aún más la situación ya de por sí nefasta», dijo.

Guterres dijo que las razones de la mayor amenaza de hambruna incluyen una fuerte caída de la financiación del programa de ayuda coordinado por la ONU, la inestabilidad de la moneda yemení y la imposición de «impedimentos» a las organizaciones de ayuda por parte de las partes en conflicto.

Una coalición militar liderada por Arabia Saudita intervino en Yemen en 2015, apoyando a las fuerzas gubernamentales que luchan contra el grupo Houthi. La coalición cuenta con la ayuda de las potencias occidentales, entre ellas Estados Unidos.

Los rebeldes houthis controlan la capital yemení, Sanaa, y gran parte del norte, después de una guerra devastadora que ha creado la peor crisis humanitaria del mundo.

FOTO DE ARCHIVO: Una vista muestra un campamento para desplazados internos (PDI) en Marib, Yemen, el 2 de octubre de 2020. REUTERS / Ali Owidha

Los yemeníes comunes y corrientes podrían pagar el precio


Si EE.UU. calificara a los rebeldes como un grupo «terrorista», muchos países tendrían problemas para interactuar con los Houthis.

El efecto sobre los Houthis, que ya están bajo las sanciones de EE.UU., puede ser limitado pero los yemeníes comunes y corrientes podrían pagar el precio, con más daños a los programas de ayuda ya recortados debido a la financiación récord durante la pandemia de coronavirus.

Todo, desde tratar con los funcionarios Houthi, manejar los impuestos, usar el sistema bancario, pagar a los trabajadores de la salud, comprar comida y combustible, y organizar los servicios de Internet podría verse afectado, dicen los grupos humanitarios.

Un alto diplomático occidental dijo que la designación de los Houthis por los EE.UU. «ciertamente no contribuiría al progreso en Yemen».

«Es probable que quieran hacer lo que sea necesario para aumentar la presión sobre Irán», dijo el diplomático, hablando a condición de mantener el anonimato.

Los funcionarios de las Naciones Unidas están tratando de reactivar las conversaciones de paz para poner fin a la guerra, ya que el sufrimiento del país también se ve agravado por el colapso económico y monetario y la pandemia de COVID-19.

La ONU describe a Yemen como la mayor crisis humanitaria del mundo, con un 80 por ciento de su población necesitada de ayuda.

El jefe de ayuda de la ONU, Mark Lowcock, ha dicho que la ONU ha recibido menos de la mitad de lo que necesitaba este año – unos 1.500 millones de dólares – para sus operaciones humanitarias en Yemen. El año pasado recibió 3.000 millones de dólares.

FUENTE : AGENCIAS DE NOTICIAS

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 2.7 / 5. Recuento de votos: 7

Aun no hay votos