3.9
(7)

(Imagen de portada referencial)

El jefe del Programa Mundial de Alimentos ha hecho un pronóstico funesto sobre los meses venideros, calificando de «catastróficas» las crisis humanitarias para 2021, en lo que podría ser el peor año visto en la mayor parte del siglo.
El jefe del PMA, David Beasley, dio la alarma en una reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas celebrada el viernes, convocada para discutir la pandemia del coronavirus y los esfuerzos mundiales para mitigar su impacto. Advirtió que unos 270 millones de personas están ahora «marchando hacia la inanición» y que, en algunos países, la hambruna está «en el horizonte».

«El 2021 va a ser literalmente catastrófico, en base a lo que estamos viendo en esta etapa del juego», dijo Beasley, añadiendo que «debido a que hemos gastado 19 billones de dólares, ese dinero puede no estar, y muy probablemente no estará disponible para el 2021», incluso cuando las contracciones económicas ya han comenzado.

«Ahora estamos viendo literalmente que el 2021 es el peor año de crisis humanitaria desde el comienzo de las Naciones Unidas, y vamos a tener que dar un paso adelante».

Si bien Beasley dijo que la pandemia y las políticas de bloqueo del gobierno están impulsando las tendencias preocupantes – afirmando que «la cura podría ser peor que la enfermedad debido al efecto dominó económico» – señaló que «los conflictos provocados por el hombre» también tenían un papel que desempeñar, nombrando las guerras en curso en Siria, el Yemen y el Sudán meridional.

«Tenemos que poner fin a algunas de estas guerras. Tenemos que poner fin a estas guerras, para poder alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible que tanto deseamos», dijo, apodando a los conflictos, la crisis sanitaria y la hambruna inminente como «icebergs frente al Titanic».

Si somos estratégicos y ponemos los fondos para estos icebergs en particular ante nosotros, creo que podemos llegar hasta el 2021, mientras trabajamos con las vacunas y reconstruimos las economías

En agosto, el jefe del PMA dijo que el número de personas que se enfrentan a la malnutrición podría aumentar en un 80% para finales de año, advirtiendo de una «hambruna de proporciones bíblicas», ya que millones de personas se arriesgan a morir de hambre. UNICEF, por su parte, predijo en mayo que, en 118 países de ingresos bajos y medios, 1,2 millones de niños menores de cinco años podrían morir en los seis meses siguientes, atribuyendo el aumento a la disminución del acceso a la atención médica «debido a los cierres, toques de queda e interrupciones en el transporte».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.9 / 5. Recuento de votos: 7

Aun no hay votos