3.7
(3)

(Imagen de portada referencial)

Las empresas australianas y japonesas están estudiando planes para capturar el dióxido de carbono de los emisores industriales de Asia y almacenarlo bajo el fondo del océano frente a la costa de Australia.

La empresa Transborders Energy Pty, con sede en Perth, está trabajando con socios como Tokyo Gas Co. y Kyushu Electric Power Co. en propuestas para enviar las emisiones de la industria pesada en Australia y potencialmente en toda la región de Asia y el Pacífico, y utilizar un centro flotante -tecnología actualmente desplegada en el sector del gas- para inyectar el material bajo el lecho marino.

Los principales productores de energía han defendido la captura y el almacenamiento de carbono como medio para reducir su huella de emisiones, pero el método ha tardado en cobrar impulso, ya que los proyectos clave se han visto afectados por problemas técnicos y sobrecostes.

imagen archivo vía web

Este año se capturarán unos 40 millones de toneladas de dióxido de carbono en las 21 instalaciones operativas del mundo, según la Agencia Internacional de la Energía, una fracción del total de las emisiones de unos 51.000 millones de toneladas. El proyecto australiano planea capturar 1,5 millones de toneladas al año.

Los científicos mundiales están buscando cada vez más el despliegue de la tecnología CCS en el mar. La iniciativa Northern Lights, respaldada por el gobierno noruego, Royal Dutch Shell Plc, Equinor ASA y Total SE, planea almacenar 1,5 millones de toneladas de dióxido de carbono al año bajo el Mar del Norte tan pronto como en 2024, con planes a largo plazo para ampliar la operación a 5 millones de toneladas.

«No se trata de la competencia por la tierra firme», dijo Alex Zapantis, gerente general, comercial del Instituto Global CCS, un think tank que promueve el despliegue de la tecnología. «A menudo hay un montón de buenos datos geológicos que se han recogido con el fin de la exploración de petróleo y gas, que te da una enorme ventaja en términos de los datos primarios necesarios para identificar las áreas prospectivas.»

El desarrollo de proyectos en el mar tiene un mayor costo de perforación, y normalmente hay una necesidad de instalar nuevas tuberías, dijo Zapantis.

Otro proyecto australiano, CarbonNet, tiene la ambición de almacenar hasta 5 millones de toneladas de dióxido de carbono al año en el estrecho de Bass, frente a la costa sudeste de Australia, y aspira a estar en funcionamiento para el año 2030.

Australia es uno de los mayores emisores per cápita gracias a su pujante industria de exportación de energía y el gobierno está promoviendo la naciente tecnología de captura de carbono, que hasta ahora sólo se ha utilizado en tierra firme, como parte de lo que denomina un enfoque basado en la innovación para reducir las emisiones.

La planta de GNL de Chevron Corp. en Gorgon, frente a la costa de Australia Occidental, comenzó a operar uno de los proyectos de CAC más grandes del mundo en 2019 después de varios años de retraso. Santos Ltd. está trabajando en planes para enterrar 1,7 millones de toneladas de dióxido de carbono al año en su planta de procesamiento de gas de Moomba en el sur de Australia. El lunes, la empresa con sede en Adelaida dijo que colaboraría con Mitsubishi Corp. en las oportunidades que surjan del proyecto Moomba, incluyendo el potencial para compensar las emisiones del proyecto de gas natural licuado de Barossa.

FUENTE: BLOOMBERG

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.7 / 5. Recuento de votos: 3

Aun no hay votos