3.7
(22)

(Imagen de portada representación artística campo magnético de la Tierra /NASA )

El campo magnético de la Tierra se ha debilitado sobre el Océano Atlántico Sur, creando una «abolladura» anómala que ha crecido en tamaño en los últimos 250 años. Los científicos han estudiado esta llamada anomalía del Atlántico Sur en busca de pistas sobre cuándo se voltearán los polos de la Tierra.

El campo magnético de la Tierra sirve como primera línea de defensa en el espacio, protegiéndonos de los efectos nocivos de la radiación cósmica y de la intensa actividad solar. El campo magnético se genera en las profundidades del planeta por las corrientes eléctricas que fluyen a través del hierro y el níquel fundidos que envuelven el núcleo sólido de la Tierra. Este campo se extiende desde el núcleo, a través del planeta y hacia el espacio donde puede atrapar o repeler las partículas cargadas que vienen del Sol.

Pero hay una sección considerable del campo magnético que se ha debilitado y está creciendo en tamaño.

 
(Imagen: NASA)

Esta anomalía o «abolladura» se extiende por América del Sur y el Océano Atlántico Sur y ha sido denominada la Anomalía del Atlántico Sur (SAA).

Según la agencia espacial estadounidense NASA, la abolladura permite que las partículas del Sol lleguen mucho más cerca de la superficie del planeta de lo normal.

Los científicos ven esto como un gran problema – incluso si todavía no afecta a la superficie – ya que la radiación puede interferir con las operaciones de los satélites en la región al freír potencialmente los ordenadores de a bordo.

Los científicos también están estudiando la anomalía del campo magnético para averiguar si su debilitamiento puede decirnos más sobre los polos cambiantes del planeta.

A diferencia de los polos norte y sur geográficos, los polos magnéticos están en constante movimiento y probablemente se volteen algún día.

Los polos magnéticos marcan el punto donde el campo es vertical y no tienen que ser antipodales o directamente opuestos entre sí.

Los científicos creen que los polos han sufrido varias reversiones en los últimos 20 millones de años, con un promedio de un giro cada 200.000 a 300.000 años.

Se estima que el último giro ocurrió hace unos 780.000 años, lo que lleva a muchas personas a temer que estemos atrasados con otro giro.

Si el cambio de polos fuera repentino, las consecuencias podrían ser catastróficas para nuestra infraestructura tecnológica.

El campo magnético de la Tierra protege al planeta de la radiación solar 
(Imagen: NASA)

En 2019, los científicos descubrieron que el polo norte magnético estaba situado frente a la costa del norte de Canadá y se desplazaba hacia Siberia a una velocidad de unas 34 millas por año.

Los científicos también saben que el campo magnético de la Tierra ha decaído alrededor de un 5% desde que comenzaron las mediciones en 1840.

La mayor parte de ese decaimiento está asociado con la Anomalía del Atlántico Sur, que ha crecido en los últimos 250 años.

Weijia Kuang, un geofísico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, dijo: «La SAA observada también puede ser interpretada como una consecuencia del debilitamiento del dominio del campo de dipolos en la región.

«Más específicamente, un campo localizado con polaridad invertida crece fuertemente en la región del SAA, haciendo así que la intensidad del campo sea muy débil, más débil que la de las regiones circundantes».

La buena noticia es que es muy probable que el campo magnético del planeta no se invierta pronto, aunque el SAA siga debilitándose y evolucionando.

En julio del año pasado, un equipo de investigadores de la Universidad de Liverpool en el Reino Unido estudió las rocas volcánicas de la isla de Santa Elena en el Atlántico Sur.

Los investigadores determinaron que esta parte del globo ha visto perturbaciones en el campo magnético durante millones de años.

La anomalía es muy probablemente el producto de interacciones geofísicas en el interior del planeta.

Los investigadores presentaron sus hallazgos en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, y dijeron: «Es probable que toda la región haya sido inestable en una escala de tiempo de millones de años».

Cuando los polos empiecen a voltearse, el proceso podría tardar miles de años en completarse.

Por el momento, sin embargo, los científicos están más preocupados por la forma en que la SAA impactará en el futuro en los satélites que pasan sobre el Atlántico Sur.

Terry Sabaka de la NASA, Goddard, dijo: «Aunque la SAA es de movimiento lento, está pasando por algunos cambios en la morfología, por lo que también es importante que sigamos observándola con misiones continuas. Porque eso es lo que nos ayuda a hacer modelos y predicciones».

Misiones como el Explorador de la Conexión Ionosférica de la NASA pasan regularmente por el SAA.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.7 / 5. Recuento de votos: 22

Aun no hay votos