3.8
(4)

Nueva Zelandia registró su séptimo año más cálido en 2020, y marcó casi cuatro años desde que experimentó un mes con temperaturas inferiores al promedio.

El Instituto Nacional de Investigación del Agua y la Atmósfera (Niwa) ha estado recopilando los registros de temperatura de Nueva Zelanda desde principios del siglo XX, y dijo el martes que las temperaturas por encima de la media eran cada vez más comunes.

La temperatura media nacional para 2020 fue de 13,24 grados centígrados, justo por debajo del año más caluroso registrado en el país, 2016, en el que la temperatura media fue de 13,45ºC, es decir, 0,84ºC por encima de la media anual de 1981-2010.

El principal científico de Niwa para la predicción, Chris Brandolino, dijo que el cambio climático estaba exacerbando los fenómenos de calentamiento natural como el Niño, y empeorando eventos como las lluvias excesivas, los largos períodos de sequía y las temperaturas más cálidas.

«Seis de los ocho años más cálidos de los que se tiene constancia han ocurrido desde 2013, lo que concuerda con el cambio climático».

Brandolino dijo que el 2020 de Nueva Zelanda era consistente con el resto del mundo, con el 88% del año experimentando temperaturas por encima de la media.

«Sí, el cambio climático es real y lo que hemos visto este año es consistente con el cambio climático. Nuestras temperaturas se han calentado un grado entero durante el último siglo», dijo Brandolino.

Imagen vía web

«Hemos visto especies [marinas] que comúnmente no se ven en nuestros océanos. Océanos más cálidos significa temperaturas más cálidas en el aire [en tierra]; y más vapor de agua en el aire, lo que aumenta el riesgo de eventos de lluvia extrema».

Seis meses de 2020 tuvieron temperaturas superiores al promedio, y Brandolino dijo que habían pasado 47 meses desde que Nueva Zelanda experimentó un mes con temperaturas inferiores al promedio.

Las perspectivas para los próximos tres meses eran de temperaturas por encima de la media con períodos de sequía prolongados y potencialmente «eventos de lluvia significativos».

Brandolino dijo que múltiples informes encargados en Nueva Zelandia apuntaban a un clima de calentamiento con una serie de resultados que dependerían de «lo que decidamos hacer como sociedad global».

«En general, estamos viendo un clima más cálido, un aumento del nivel del mar… y el calentamiento de las temperaturas oceánicas. Además de eso, más eventos de lluvia extrema – en ambos extremos del espectro.»

Un número de eventos climáticos significativos ocurrieron en 2020.

En marzo, el ministro de agricultura Damien O’Connor declaró que una sequía en la Isla Norte, la parte superior de la Isla Sur y las Islas Chatham era un evento adverso de gran escala, liberando hasta 2 millones de dólares en fondos gubernamentales para apoyar a los agricultores y cultivadores hasta junio de 2021.

A esto siguió el invierno más caluroso del que se tiene constancia, lo que provocó que varios campos de esquí tuvieran dificultades para funcionar, siendo la profundidad de la nieve en Mueller Hut, cerca del Monte Cook, la más superficial en un decenio, con menos del 45% de la profundidad media.

Las importantes inundaciones causaron graves daños en Napier en noviembre, y varios episodios de lluvias intensas y prolongadas en la parte baja de la Isla Sur durante las vacaciones de Navidad provocaron daños generalizados en las cosechas, arrasando el 50% de la cosecha de cerezas del país.

También se observaron especies marinas que no se ven comúnmente en las aguas de Nueva Zelandia, atraídas por las temperaturas cálidas del océano.

La Primera Ministra Jacinda Ardern ha descrito la lucha contra el cambio climático como el momento libre de armas nucleares de su generación.

A finales del año pasado, Ardern declaró una emergencia de cambio climático y se comprometió a tener un gobierno neutro en carbono para el año 2025, en lo que llamó «uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo».

«Esta declaración es un reconocimiento a la próxima generación. Un reconocimiento de la carga que llevarán si no hacemos esto bien y no tomamos medidas ahora», dijo. «Depende de nosotros asegurarnos de demostrar un plan de acción, y una razón para la esperanza».

Nueva Zelanda contribuye sólo con el 0,17% de las emisiones mundiales, pero eso es alto para su tamaño, situándose en el 17º lugar de los 32 países de la OCDE. Sus emisiones netas han aumentado en un 60% en las últimas dos décadas.

La mayor fuente de emisiones de CO2 de la nación es el transporte por carretera, pero la mayoría de los gases de efecto invernadero provienen de la agricultura.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.8 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos