3.4
(5)

(Imagen ilustrativa NASA)

Una caliente y rocosa «super Tierra», cerca de una de las estrellas más antiguas de la galaxia ha tomado por sorpresa a un equipo de científicos cazadores de planetas.

El planeta es aproximadamente 50% más grande que la Tierra pero requiere menos de medio día para orbitar su estrella.

«Por cada día que estés en la Tierra, este planeta orbita su estrella dos veces», dijo el astrofísico planetario de la UC Riverside y miembro del equipo Stephen Kane.

Parte de la razón de la órbita corta es la proximidad del planeta a su estrella, que también crea un calor increíble. Su temperatura superficial media estimada es de más de 2.000 grados Kelvin, demasiado calurosa para albergar la vida tal y como la conocemos hoy en día, aunque puede que alguna vez haya sido posible.

Además, Kane dijo que aunque el planeta tiene aproximadamente tres veces la masa de la Tierra, el equipo calculó que su densidad es la misma que la de nuestro planeta.

«Esto es sorprendente porque se esperaría que la densidad fuera mayor», dijo Kane. «Esto es consistente con la noción de que el planeta es extremadamente viejo».

Cuanto más viejo es un planeta, menos denso es probable que sea porque no había tantos elementos pesados disponibles cuando se formó, explicó Kane. Los elementos pesados se producen por reacciones de fusión en las estrellas a medida que envejecen. Eventualmente las estrellas explotan, dispersando estos elementos de los cuales se formarán nuevas estrellas y planetas.

El descubrimiento del planeta TOI-561b, y las observaciones adicionales que el equipo hizo sobre su composición, han sido aceptados para su publicación en el Astronomical Journal y se presentarán el 11 de enero en la reunión de la Sociedad Astronómica Americana en 2021.

Imagen ilustrativa NASA

«TOI-561b es uno de los planetas rocosos más antiguos descubiertos hasta ahora», dijo la becaria postdoctoral de la Universidad de Hawai y líder del equipo Lauren Weiss. «Su existencia muestra que el universo ha estado formando planetas rocosos casi desde su creación hace 14.000 millones de años.»

Nombrado por el satélite de la NASA Transiting Exoplanet Survey, TESS Object of Interest (TOI) 561 pertenece a una rara población de estrellas llamada el disco grueso galáctico. Las estrellas de esta región son químicamente distintas, con menos elementos pesados como el hierro o el magnesio que se asocian con la construcción de planetas.

El equipo de la Misión TESS utilizó el acceso de la Universidad de California al Observatorio W.M. Keck en Hawai, donde se encuentran algunos de los telescopios más productivos de la Tierra, para confirmar la presencia del planeta TOI-561b. El equipo del observatorio también ayudó al equipo a calcular la masa, la densidad y el radio del planeta.

Los astrónomos están continuamente tratando de entender la relación entre la masa y el radio de los planetas que encuentran. Esta información proporciona información sobre la estructura interior de los planetas que, con la tecnología actual, están demasiado lejos para visitarlos y tomar muestras.

«La información sobre el interior de un planeta nos da una idea de si la superficie del planeta es habitable por la vida tal como la conocemos», dijo Kane. «Aunque es poco probable que este planeta en particular esté habitado hoy en día, puede ser un presagio de muchos mundos rocosos aún por descubrir alrededor de las estrellas más antiguas de nuestra galaxia».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.4 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos