4
(6)

(Imagen portada © KCNA vía Reuters)

Decenas de equipos militares, incluyendo lo que se dice es una nueva versión del misil balístico lanzado por un submarino de Corea del Norte, considerado el más potente del mundo, se exhibieron en un grandioso desfile militar en Pyongyang.
Una variedad de tropas y algunos de los equipos militares más avanzados del país fueron exhibidos por Pyongyang el jueves para marcar la conclusión del congreso del Partido del Trabajo de Corea del Norte, el primero desde 2016.

Aunque en la exposición no se mostraron los temidos ICBM (misiles balísticos intercontinentales) de Corea del Norte, capaces de impactar en el territorio continental de los Estados Unidos, sí se mostraron lo que los expertos consideraron versiones mejoradas de los misiles balísticos de corto alcance (SRBM) y los misiles balísticos lanzados desde submarinos (SLBM).

El supuestamente nuevo SLBM, el Pukguksong-5 – que se cree que es una mejora con respecto a otro sistema basado en el mar, el Pukguksong-4, fue presentado hace sólo tres meses en el desfile militar de octubre.

Elogiando las virtudes percibidas de su arma de última generación, la agencia de noticias KCNA de Corea del Norte la describió como «la más poderosa del mundo», demostrando «el poder de las fuerzas armadas revolucionarias».

El líder norcoreano Kim Jong-un, que fue ascendido al puesto de secretario general del congreso, título que ostentaba su difunto padre Kim Jong-il, supervisó el desfile desde un puesto rodeado de altos cargos militares. Las fotos distribuidas por la KCNA muestran a un Kim radiante saludando a las tropas mientras marchan.

© KCNA vía Reuters

Aunque no es probable que esté relacionado con el inminente cambio de guardia en la Casa Blanca, la demostración de fuerza de Corea del Norte llega menos de una semana antes de que Joe Biden tome las riendas del presidente saliente de EE.UU. Donald Trump.

El incipiente deshielo de las relaciones entre Pyongyang y Washington en los primeros años de la administración Trump, que culminó en la cumbre de Singapur de 2018, no produjo resultados tangibles. Las negociaciones se estancaron después de que EE.UU. se negó a considerar cualquier alivio de las sanciones hasta que Pyongyang se deshaga de todas sus armas nucleares.

Desde la ruptura de las conversaciones nucleares, Corea del Norte ha tomado un tono cada vez más hostil hacia los EE.UU. Hablando en el congreso, Kim dijo que no importa quién sea el presidente, los EE.UU. seguirán siendo el «mayor enemigo» de Corea del Norte, argumentando que «la verdadera naturaleza de los EE.UU. y sus políticas fundamentales» hacia Pyongyang «nunca cambiará».

Vía RT

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4 / 5. Recuento de votos: 6

Aun no hay votos