4.3
(11)

(Imagen de portada Ilustración /NASA )

Una mancha solar ha liberado un aluvión de partículas en el sistema solar, y los astrónomos han advertido que la corriente solar de 600 kilómetros por segundo podría tener un efecto en la tecnología de los satélites de la Tierra.

Una tormenta solar ha sido expulsada del Sol y la corriente de partículas resultante podría golpear la Tierra. Cuando lo haga, ya sea esta noche o mañana, podría afectar a la tecnología de los satélites terrestres. Las tormentas solares pueden ser perjudiciales para la tecnología de los satélites, ya que pueden calentar la atmósfera exterior de la Tierra, haciendo que se expanda y dificultando que las señales de los satélites lleguen a tierra.

Los expertos han afirmado que los vientos solares que alcanzan velocidades de 600 kilómetros por segundo se dirigen a la Tierra desde el Sol y podrían desencadenar una tormenta G1.

Una tormenta solar de clase G1 puede provocar «débiles fluctuaciones en la red eléctrica» y puede tener un «impacto menor en las operaciones de los satélites».

El sitio de astronomía Space Weather dijo: «Los meteorólogos de la NOAA dicen que es posible que se produzcan tormentas geomagnéticas menores de clase G1 el 1 y 2 de febrero, cuando se espera que una corriente de viento solar golpee el campo magnético de la Tierra. «El material gaseoso fluye desde un agujero del sur de la atmósfera solar.

«La velocidad del viento solar podría aumentar hasta más de 600 km/s cuando llegue la corriente, lo que provocaría brillantes auroras árticas».

imagen Una aurora Boreal

Las auroras, que incluyen las auroras boreales y las australes, se producen cuando las partículas solares chocan con la atmósfera.

Cuando la magnetosfera del planeta es bombardeada por los vientos solares, pueden aparecer impresionantes luces de diversas tonalidades en las regiones más septentrionales y meridionales.

Aunque se espera que esta tormenta tenga poco efecto en la Tierra, los científicos han advertido que una tormenta solar de gran envergadura, que destruya la tecnología, podría producirse de media cada 25 años.

Una investigación de la Universidad de Warwick y del British Antarctic Survey analizó los últimos 14 ciclos solares, que se remontan a 150 años.

El análisis demostró que se produjeron tormentas magnéticas «severas» en 42 de los últimos 150 años, y «grandes» supertormentas en seis de los 150 años.

La última gran tormenta solar se produjo en 1989, cuando se produjo un gran apagón en Quebec (Canadá).

Y otra gran tormenta desencadenada por una gran eyección de masa coronal (CME) del Sol pasó por poco de nuestro planeta en 2012.

Los investigadores creen que si la tormenta hubiera golpeado la Tierra, podría haber derribado la tecnología de nuestro planeta.

La autora principal, la profesora Sandra Chapman, del Centro de Fusión, Espacio y Astrofísica de la Universidad de Warwick, dijo: «Estas supertormentas son eventos poco frecuentes, pero estimar su probabilidad de ocurrencia es una parte importante de la planificación del nivel de mitigación necesario para proteger la infraestructura nacional crítica.

«Esta investigación propone un nuevo método de aproximación a los datos históricos, para proporcionar una mejor imagen de la probabilidad de ocurrencia de las supertormentas y de la actividad de las mismas que probablemente veamos en el futuro».

La mayor tormenta solar que ha afectado a la tecnología se produjo en 1859, cuando una oleada de electricidad durante lo que hoy se conoce como el Evento Carrington, fue tan fuerte que los sistemas de telégrafo se cayeron en toda Europa.

También se ha informado de que algunos edificios se incendiaron como consecuencia de la oleada eléctrica.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 11

Aun no hay votos