4.5
(4)

(Imagen de portada ilustración)

El mes pasado, el Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, afirmó que en los próximos años Washington podría enfrentarse a una «rivalidad creciente» de Moscú y Pekín.

El Departamento de Defensa estadounidense (DoD) comparte la preocupación del jefe del Mando Estratégico (STRATCOM) sobre una posible guerra nuclear con Rusia o China, pero no desea una escalada «a esa escala», declaró el miércoles a los periodistas el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby.

Añadió que el Secretario de Defensa Austin percibe la modernización de las capacidades nucleares de Estados Unidos como una «prioridad clave» destinada a «proteger y defender al pueblo estadounidense».


Las declaraciones se produjeron después de que el jefe del STRATCOM, el almirante Charles Richard, señalara el posible peor escenario posible en un artículo publicado en el sitio web del Instituto Naval de Estados Unidos a principios de este mes.

«Existe una posibilidad real de que una crisis regional con Rusia o China pueda escalar rápidamente a un conflicto con armas nucleares, si perciben que una pérdida convencional amenazaría al régimen o al Estado», afirmó Richard.


Instó a las fuerzas armadas estadounidenses a cambiar su «suposición principal de que el empleo de armas nucleares no es posible» por la de que «el empleo de armas nucleares es una posibilidad muy real», y a actuar para hacer frente a esa realidad y disuadirla».

El almirante fue aún más lejos al destacar los esfuerzos del Departamento de Defensa en la lucha contra el terrorismo y acusar a Rusia y China de desafiar «agresivamente» las normas internacionales y la paz mundial utilizando instrumentos de poder y amenazas de fuerza en formas que no se veían desde el apogeo de la Guerra Fría».

Estados Unidos se enfrenta a una «creciente rivalidad» con Rusia
Las acusaciones fueron precedidas por el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, quien afirmó el mes pasado que Estados Unidos va a «comprometerse con el mundo no como era, sino como es», refiriéndose a «un mundo de nacionalismo creciente» y «democracia en retroceso».

Blinken afirmó que también es un mundo de «creciente rivalidad con China, Rusia y otros estados autoritarios, amenazas crecientes a un sistema internacional estable y abierto, y una revolución tecnológica que está remodelando todos los aspectos de nuestras vidas, especialmente en el ciberespacio».


Estas afirmaciones se produjeron después de que en diciembre se informara de que el equipo de Biden podría considerar una serie de opciones «para castigar» a Moscú por su presunto papel en un reciente hackeo masivo de agencias gubernamentales y empresas estadounidenses tras la toma de posesión del presidente electo en enero.

En aquel momento, Moscú rechazó las acusaciones de hackeo, señalando la falta de pruebas, algo que también subrayó el Presidente ruso Vladimir Putin durante su conferencia de prensa anual el 17 de diciembre.

Señaló que las fuentes anónimas relacionadas con el hackeo citadas por los medios de comunicación estadounidenses eran funcionarios y agencias de inteligencia estadounidenses, que anteriormente impulsaron las acusaciones infundadas de la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.
En cuanto a China, el director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, John Ratcliffe, afirmó en un artículo de opinión publicado por The Wall Street Journal en diciembre que «Pekín pretende dominar a Estados Unidos y al resto del planeta económica, militar y tecnológicamente».

Un portavoz de la embajada china en Washington rechazó las acusaciones por considerarlas «distorsionantes» e hipócritas, y añadió que indicaban «la mentalidad arraigada de la Guerra Fría y los prejuicios ideológicos de algunas personas del lado estadounidense».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.5 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos