4.7
(3)

Somalia anunció el miércoles el estado de emergencia por una nueva generación de nubes de langostas del desierto que han sacudido la región de África oriental.

El «Ministerio de Agricultura de la República Federal de Somalia declara el estado de emergencia por la invasión de langostas en Somalia, en particular en las regiones del sur», dijo la cadena estatal Somali National Television (SNTV) en su cuenta oficial de Twitter.

Somalia se enfrenta actualmente a unas necesidades humanitarias nunca antes vistas tras el brote de COVID-19, las inundaciones y las langostas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha advertido que toda su flota de aviones contra la langosta en Kenia y Somalia podría quedarse en tierra debido a un déficit de financiación de 38 millones de dólares.

La intensidad del brote de langostas del desierto de África oriental se ha achacado también al cambio climático, con especial atención al ciclón Gati en el océano Índico, que tocó tierra en la costa somalí, según la FAO. En un comunicado, advirtió que «las lluvias y los vientos son dos de las condiciones más favorables para que la langosta del desierto se multiplique rápidamente y se extienda a zonas en las que había estado bajo control».

Dominique Burgeon, director de emergencias y resiliencia de la FAO, dijo a los periodistas que las enormes nubes de langostas del desierto en 2020, algunas de hasta 60 kilómetros de ancho, no se habían visto en décadas, amenazando la seguridad alimentaria en una región en la que muchos ya estaban pasando hambre, y se dice que las nubes de 2021 serán más mortíferas, según informó la Agencia Anadolu (AA).

La FAO señaló que más de la mitad de la población del país -6,7 millones de personas- sufre actualmente una grave inseguridad alimentaria. Esta cifra es superior a los 6,2 millones de febrero del año pasado. De ellos, 3,2 millones de personas se enfrentan a un grave déficit alimentario.

Quince de los 47 condados de la vecina Kenia se han visto afectados por una segunda oleada de langostas, más mortífera, que llegó a través de Etiopía y Somalia. El gobierno keniano anunció que la mayoría de las nuevas nubes entraron por el sur de Somalia. Otros países de África Oriental, como Uganda, Sudán del Sur, Eritrea y Yibuti, también están en peligro. Millones de personas en algunos de estos lugares ya se enfrentan al hambre tras la guerra civil o a problemas más comunes como la pobreza.

Al igual que en Somalia, los condados afectados por los mortíferos enjambres tienen tierras áridas y semiáridas en las que la mayoría de los habitantes son pastores nómadas que dependen del ganado para vivir. Los expertos afirman que en Somalia, donde cerca del 50% de la población depende de los animales para su subsistencia, las langostas se están comiendo los pastos. Los animales se debilitan, su leche disminuye y los niños pequeños, que dependen de la leche para sobrevivir, sufren una malnutrición galopante, dicen los expertos, según The Associated Press (AP).

El año pasado, las jóvenes langostas hambrientas se multiplicaron en Somalia, amenazando a 10 millones de personas en toda la región con una grave crisis de hambre. Amplias zonas de Somalia al sur de esta región semiautónoma de Puntlandia están amenazadas o en poder del grupo terrorista Al Shabab, vinculado a Al Qaeda. Esto dificulta o impide la fumigación aérea de las langostas que, según los expertos, es el único control eficaz.

En diciembre, la ONU dijo que las infestaciones de langostas habían aumentado en Etiopía y Somalia como resultado de una extensa cría, un clima favorable y las lluvias, y se prevé que las poblaciones aumenten aún más en los próximos meses.

«Ya se están formando nuevas nubes de langostas que amenazan con volver a invadir el norte de Kenia, y la cría también está en marcha a ambos lados del Mar Rojo

Advirtió que la nueva crisis podría tener consecuencias devastadoras para las comunidades afectadas por la sequía, el conflicto en curso, el aumento de los precios de los alimentos y la pandemia de coronavirus.

«Hemos conseguido mucho, pero la batalla contra esta implacable plaga aún no ha terminado», dijo el director general de la FAO, QU Dongyu. «No debemos flaquear. Las langostas siguen creciendo día y noche y los riesgos están exacerbando la inseguridad alimentaria de las familias vulnerables en toda la región afectada.»

Mientras tanto, las infestaciones en curso en Arabia Saudita plantean el riesgo de un nuevo grupo de enjambres de adultos que probablemente se trasladen tierra adentro a las áreas de reproducción primaveral del interior.

«Existe el riesgo de que algunos enjambres puedan estar presentes en áreas inaccesibles del norte, que podrían trasladarse a áreas adyacentes del suroeste de Arabia Saudita».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 3

Aun no hay votos