4.2
(5)

A medida que las nuevas variantes del COVID-19 empiezan a poner en duda la eficacia de las vacunas, dos destacados científicos piden que las agencias sanitarias inviertan en el desarrollo de vacunas que sean ampliamente eficaces contra muchas variantes y cepas diferentes de posibles virus pandémicos.

En un artículo publicado en la revista Nature, el doctor Dennis Burton y el doctor Eric Topol, de Scripps Research, piden a los gobiernos que proporcionen un apoyo financiero significativo para el diseño racional de vacunas basadas en anticuerpos ampliamente neutralizantes.

Dichos anticuerpos proporcionan una potencia de amplio espectro contra los virus, una valiosa característica que abre la puerta a vacunas que podrían proporcionar inmunidad contra las numerosas variantes que podrían evolucionar a partir de un virus de rápida mutación. También podrían utilizarse como fármacos para prevenir y tratar infecciones.

Burton y Topol señalan que el rápido desarrollo de vacunas eficaces contra el COVID-19 fue posible gracias a ciertas propiedades del virus del SARS-CoV-2, en particular, la proteína de espiga en la superficie del virus. Sin embargo, advierten que el virus que provocará la próxima pandemia puede no ser un objetivo tan fácil, lo que podría ralentizar considerablemente el proceso de desarrollo de una nueva vacuna.

«Incluso el SARS-CoV-2 podría ser más problemático para las vacunas debido a la aparición de nuevas variantes», escriben. «Pedimos un enfoque alternativo para la preparación ante una pandemia».

Burton y Topol señalan que los anticuerpos ampliamente neutralizantes son una vía prometedora para el desarrollo de vacunas y terapias que podrían adaptarse fácilmente a los virus pandémicos de reciente aparición o a los que evolucionan rápidamente para eludir las vacunas tradicionales.

«Estos anticuerpos podrían utilizarse como fármacos de primera línea para prevenir o tratar los virus de una determinada familia, incluidos los nuevos linajes o cepas que aún no han aparecido», escriben. «Y lo que es más importante, podrían utilizarse para diseñar vacunas contra muchos miembros de una determinada familia de virus».

Los virus más preocupantes de cara a futuras pandemias son los que son «resistentes a la evasión», es decir, los que por sus características biológicas son difíciles de tratar con fármacos o prevenir con vacunas. El ejemplo extremo de este tipo de virus es el VIH, que puede permanecer en el cuerpo durante años, escondiéndose del sistema inmunitario del huésped.

Burton y sus colegas de Scripps Research y otras organizaciones están desarrollando actualmente vacunas basadas en anticuerpos ampliamente neutralizantes con la esperanza de producir las primeras vacunas contra el VIH realmente eficaces del mundo.

También están tratando de emplear anticuerpos ampliamente neutralizantes como terapias y vacunas contra la gripe, otro virus evasivo y principal candidato a las futuras pandemias.

«Estas vacunas panvirales podrían fabricarse con antelación y desplegarse antes de que la próxima infección emergente se convierta en una pandemia», escriben Burton y Topol. «Pedimos que se invierta ahora en la investigación básica que conduzca al almacenamiento de vacunas ampliamente eficaces».

Fuente de la información /medicalxpress

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.2 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos