4.8
(5)

CHINA se ha arriesgado a desencadenar tensiones bélicas después de que unos barcos entraran en aguas de Japón en el marco de una larga disputa con esta nación.

China envió dos buques a las aguas cercanas a las islas Senkaku en su intento de extender sus reivindicaciones territoriales. Las islas han sido reclamadas por China y Japón a lo largo de los años y han sido disputadas durante mucho tiempo. La operación se produce cuando China ha promulgado la nueva «Ley de Guardacostas», que permite a los guardacostas del país utilizar armas.

La ley también permite a los barcos chinos tomar medidas si Pekín considera que algún barco entra también en sus propias aguas territoriales.

En este caso, los medios de comunicación japoneses afirmaron que uno de los buques chinos estaba armado con un cañón.

Los dos buques se unieron hoy a otros dos barcos en una amenaza a la soberanía de Japón.

Según Nikkei Asia, dos barcos también habían amenazado a un buque pesquero japonés.

El gobierno japonés no tardó en presentar una queja ante China por las incursiones y exigió que los barcos abandonaran la zona inmediatamente.

Se cree que la incursión es la séptima ya este año.

Aunque los dos barcos se marcharon tras ser advertidos por el gobierno japonés, es la última demostración de fuerza de Xi Jinping.

Los ministros del Reino Unido y Japón ya han expresado su preocupación por el aumento de la presencia militar de China en los mares de China Oriental y Meridional.

En una declaración realizada a principios de este mes por el Ministro de Asuntos Exteriores, Dominic Raab, el Secretario de Defensa, Ben Wallace, y el Ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Motegi Toshimitsu, y el Ministro de Defensa de Japón, Kishi Nobuo, los cuatro manifestaron su preocupación por la región.

Dijeron: «Los cuatro ministros expresaron su grave preocupación por la situación en el Mar de China Oriental y el Mar de China Meridional y se opusieron firmemente a cualquier intento unilateral de cambiar el statu quo y aumentar las tensiones.

«Los cuatro ministros reafirmaron la importancia de mantener la libertad de navegación y de sobrevuelo sobre el Mar de China Meridional e instaron a todas las partes a ejercer la autocontención y a abstenerse de actividades que puedan aumentar las tensiones, en particular la militarización y la coerción.

Las islas Senkaku o Diaoyu son un grupo de islotes deshabitados en el Mar de China Oriental

«Hicieron hincapié en la importancia de la resolución pacífica de las disputas de acuerdo con el derecho internacional, tal y como se refleja en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM), que establece el marco jurídico en el que deben desarrollarse todas las actividades en los océanos y los mares, y en que todas las reclamaciones marítimas deben basarse en las disposiciones pertinentes de la CNUDM».

China también ha despertado la preocupación por sus persistentes amenazas hacia Taiwán.

Al igual que las islas Senkaku, China considera a Taiwán como parte del continente debido a sus reivindicaciones históricas.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Wang Wenbin, había reivindicado anteriormente las islas como «territorio inherente» de China.

Los aviones militares chinos han entrado en el espacio aéreo de Taiwán en múltiples ocasiones como muestra de fuerza.

Aunque Joe Biden no ha esbozado completamente su opinión sobre los asuntos de la región, ha expresado su deseo de mantener la postura de Donald Trump contra Pekín.

Aunque ambos no tienen lazos diplomáticos oficiales, Estados Unidos y Taiwán firmaron el Acta de Relaciones en 1979.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos