4.2
(5)

Por primera vez desde su finalización en 2018, el puente más largo de Europa ha sido cerrado debido a una fuerte nevada. La región del Mar Negro atraviesa actualmente una inusual ola de frío.
El jueves por la noche, Crimea vio cómo una tormenta de nieve cubría la península, lo que provocó las advertencias de las autoridades locales de abstenerse de viajar. El propio puente se cerró debido a la «falta de visibilidad, la intensa nevada y los fuertes vientos laterales».

En la tarde del viernes, unos 280 vehículos estaban atascados en el cruce, y muchos más en un atasco a ambos lados del estrecho de Kerch, que separa Crimea de la vecina región de Krasnodar. Aunque inicialmente estaba cerrado en ambas direcciones, la policía de tráfico ha abierto el paso hacia la Rusia continental, pero no permite que los coches pasen a la península del Mar Negro

En las últimas semanas, el sur de Rusia ha registrado temperaturas inusualmente bajas. Mientras que Moscú es conocida por sus fríos inviernos, Crimea y otras partes de la región suelen estar por encima de cero en febrero. El jueves, en Kerch cayeron 27 mm de nieve durante la noche, casi alcanzando la norma del mes de 31 mm en un solo día. Sin embargo, se espera que las temperaturas sean positivas la próxima semana.

El viernes por la tarde, las autoridades de la península decidieron declarar el estado de emergencia en cuatro zonas.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.2 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos