4.4
(17)

Un enorme iceberg de 1.270 kilómetros cuadrados, es decir, unas 20 veces el tamaño de Manhattan, se ha desprendido de la plataforma de hielo Brunt, de 150 metros de espesor, en la Antártida, casi una década después de que se detectara una grieta.
Según los investigadores del British Antarctic Survey (BAS), estos fenómenos de desprendimiento forman parte del ciclo vital normal de las plataformas de hielo polares y actualmente no hay pruebas de que el cambio climático haya influido en ellos.

Unas dramáticas imágenes grabadas por un avión de vigilancia del BAS muestran la extensión de la inmensa grieta que se abrió y acabó rompiendo la plataforma el viernes.

Es poco probable que la estación de investigación BAS Halley, situada en la inmensa plataforma de hielo, se vea afectada por el parto, ya que se trasladó su ubicación hace varios años en previsión de inminentes partos a gran escala.

Un equipo de 12 personas que trabajaba en la estación se marchó a mediados de febrero, ya que las instalaciones están cerradas por el invierno antártico, durante el cual la oscuridad es total y la temperatura a menudo cae por debajo de los 50 grados centígrados bajo cero (o -58 Fahrenheit).

«La profesora Dame Jane Francis, directora del British Antarctic Survey, explicó en un comunicado de prensa que los investigadores utilizan datos e imágenes de satélite de la ESA, la NASA y el satélite alemán TerraSAR-X para controlar la actividad de la plataforma de hielo.

En cuanto a lo que está por venir, Francis dice que el panorama no está claro y que el iceberg gigante podría ir en cualquier dirección.

«Durante [las] próximas semanas o meses, el iceberg podría alejarse; o podría encallar y permanecer cerca de la plataforma de hielo Brunt».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.4 / 5. Recuento de votos: 17

Aun no hay votos