4.7
(23)

(Imagen de portada Ilustración artística /NASA)

La Tierra ha entrado en otra corriente de partículas solares que podría desencadenar tormentas geomagnéticas en nuestro planeta. Los investigadores han advertido que el actual aluvión de partículas procedentes del Sol podría desencadenar una tormenta solar de clase G1. Estas tormentas tienen el potencial de derribar la tecnología de los satélites, ya que las partículas solares hacen que la magnetosfera se expanda, dificultando la penetración de las señales de los satélites.

El sitio de astronomía Space Weather dijo: «Marzo es el mes más activo del año desde el punto de vista geomagnético.

«Ayer trajo la tormenta geomagnética más fuerte del nuevo ciclo solar 25 (clase G2).

«Hoy, otra tormenta puede estar a la vista.

«Los meteorólogos de la NOAA dicen que es posible que se produzcan tormentas menores de clase G1 cuando la Tierra entre en una corriente de viento solar que fluye desde un agujero del sur en la atmósfera del Sol».

Es la continuación de la tormenta solar más intensa del ciclo actual hasta la fecha, que ayer provocó una tormenta solar de clase G2.

Una aurora boreal /Archivo

Cuando los investigadores hablan de ciclos solares, se refieren al máximo y al mínimo solar.

Los ciclos duran aproximadamente 11 años, en los que el Sol emite más energía, en un máximo solar, seguido de menos energía.

Actualmente, nos encontramos en un máximo solar que alcanzará su punto álgido en torno a 2025.

Sin embargo, los científicos esperan un aumento de las tormentas solares este mes, siendo marzo el mes más activo desde el punto de vista geomagnético de todo el año.

Esto se debe a lo que se conoce como efecto Russell-McPherron (RM).

El efecto RM se produce en torno a los equinoccios de la Tierra -y este mes es el equinoccio de primavera- cuando se abren gradualmente grietas en el escudo magnético de la Tierra.

Estas grietas aparecen debido a una acumulación de energía magnética por el ángulo en que la Tierra se enfrenta al Sol.

El segundo efecto MR se produce alrededor de septiembre y octubre, durante el equinoccio de otoño, al menos en el hemisferio norte.

En la mayoría de los casos, el aumento de la actividad solar unido al efecto MR es inofensivo para la vida en la Tierra.

Sin embargo, en marzo de 1989, una enorme tormenta solar azotó el planeta, provocando cortes de electricidad en Canadá.

Los científicos creen que una tormenta solar con el poder de derribar una red nacional ocurre cada 25 años de media, y son los que se encuentran en los niveles superiores del hemisferio norte o sur los que corren más riesgo de sufrir una tormenta solar intensa.

El USGS dijo: «El peligro geoeléctrico en un lugar concreto depende tanto de la intensidad regional de la actividad geomagnética como de la conductividad eléctrica de la roca circundante y del material terrestre más profundo.

«Durante una tormenta magnética, la roca conductora permite que fluyan corrientes en la Tierra en respuesta a un campo geoeléctrico débil.

«Estas corrientes fluyen con relativa facilidad a través de la roca que es relativamente conductora de la electricidad, y con menos facilidad a través de la roca que es relativamente resistiva.

«Todo esto significa que, durante una tormenta magnética, las corrientes eléctricas, impulsadas por los campos geoeléctricos de la Tierra, tenderán a desviarse a través de las redes eléctricas si están situadas sobre la roca eléctricamente resistiva».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 23

Aun no hay votos