5
(4)

Existe la preocupación generalizada de que un nuevo brote de nubes de langostas que se extiende por el este de África pueda desencadenar una crisis alimentaria mundial.

Las nubes de langostas están arrasando los países de África Oriental, desatando el pánico sobre el terreno en estas regiones. El mes pasado se declaró el estado de emergencia en Somalia mientras el país luchaba por contener las nubes de langostas de proporciones bíblicas. Kenia está sufriendo ahora la peor parte de las langostas, ya que los agricultores temen otra oleada de estos insectos.

Las recientes invasiones están provocando nuevos temores de escasez de alimentos.

Los agricultores temen que las langostas vuelvan a destruir sus cosechas de maíz y té.

Mary Mwatha, una funcionaria local en Kenia, dijo a DW: «En el momento en que estas langostas entran, te encuentras con que están consumiendo todo, todo lo que es verde que encuentran.

«La verdad es que estoy muy asustada y pido cualquier tipo de ayuda».

A principios de enero, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) lanzó una advertencia sobre una nueva oleada de nubes de langostas que regresan a Kenia.

El mes pasado, la FAO sugirió que las condiciones meteorológicas favorables y las lluvias estacionales generalizadas habían provocado un aumento de la cría de langostas en el este de Etiopía y Somalia, efecto que incluso se vio agravado por el ciclón Gati.

En un comunicado, el organismo de la ONU advirtió que «las lluvias y los vientos son dos de las condiciones más favorables para que las langostas del desierto se multipliquen rápidamente y se extiendan a zonas donde habían estado bajo control».

Dominique Burgeon, director de emergencias y resiliencia de la FAO, advirtió que las nubes de 2021 podrían ser incluso más mortíferas que las de 2020.

Países como Somalia ya se enfrentan a una crisis humanitaria tras un brote de COVID-19 e inundaciones.

Otros países de África Oriental, como Uganda, Sudán del Sur, Eritrea y Yibuti, también corren el riesgo de ser devastados por la invasión de langostas.

Las langostas también podrían afectar a la seguridad alimentaria de millones de personas desde el Cuerno de África hasta Yemen.

Otro brote de langostas, que afectó por primera vez a Kenia en diciembre de 2019, desencadenó el peor brote de langostas que ha experimentado el país en 70 años.

Durante este brote, se estima que un enjambre en Kenia cubrió un área del tamaño de Moscú.

Enjambres de ese tamaño pueden comer hasta 80.000 personas en un día.

Varias zonas de Kenia volvieron a sufrir una segunda oleada de estos insectos el pasado mes de noviembre.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos