4.8
(6)

(Imagen de portada una playa en Isla de Amdaman /Archivo)

Se ha descubierto una superbacteria hospitalaria mortal en la playa de una isla remota, lo que supone la primera vez que los investigadores ven este organismo multirresistente en estado salvaje.

El hallazgo, publicado el martes (16 de marzo) en la revista mBio, puede proporcionar pistas sobre los orígenes de esta superbacteria, Candida auris, que apareció misteriosamente en hospitales de todo el mundo hace una década.

«Es un misterio médico, de dónde vino», dijo el Dr. Arturo Casadevall, presidente del Departamento de Microbiología Molecular e Inmunología de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins en Baltimore, quien escribió un editorial que acompaña al estudio.

Los nuevos hallazgos son «una parte muy importante del rompecabezas», dijo Casadevall a Live Science.

C. auris es un hongo que se descubrió por primera vez en 2009 en un paciente de Japón. Al parecer, se extendió rápidamente por todo el mundo, apareciendo en tres continentes diferentes más o menos al mismo tiempo.

El microbio puede causar graves infecciones del torrente sanguíneo, sobre todo en pacientes que necesitan sondas, tubos de alimentación o tubos respiratorios, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

imagen Shutterstock

Las infecciones pueden ser difíciles de tratar porque el microbio suele ser resistente a múltiples fármacos antimicóticos, y también puede permanecer en superficies ambientales.

«Cuando entra en un hospital, es una pesadilla» para el control de infecciones, dijo Casadevall.

En 2019, los CDC declararon a C. auris una «amenaza urgente» para la salud pública.

Aunque se han detectado especies relacionadas en plantas y entornos acuáticos, C. auris no se ha encontrado en entornos naturales.

Casadevall y sus colegas ya habían planteado la hipótesis de que el aumento de las temperaturas debido al cambio climático podría haber hecho que C. auris se adaptara a temperaturas más elevadas en la naturaleza y, por tanto, permitiera al hongo dar el salto a los humanos, cuya temperatura corporal normal suele ser demasiado elevada para que la mayoría de los hongos sobrevivan.

Inspirándose en esta hipótesis, la autora principal del estudio, la Dra. Anuradha Chowdhary, micóloga médica de la Universidad de Delhi (India), y sus colegas analizaron muestras de suelo y agua recogidas en ocho lugares de las islas Andamán, un remoto archipiélago tropical situado entre la India y Myanmar.

Los investigadores aislaron C. auris de dos lugares: un humedal de marisma salada al que prácticamente no acude la gente, y una playa con más actividad humana.

Las cepas de C. auris aisladas en la playa eran todas multirresistentes y estaban más relacionadas con las cepas observadas en los hospitales que las aisladas en la marisma, dijo Chowdhary en un comunicado.

Una de las cepas encontradas en la marisma no era resistente a los medicamentos y crecía más lentamente a altas temperaturas que las demás. Este hallazgo sugiere que este aislado podría ser una cepa «más salvaje» de C. auris, que aún no se ha adaptado a las altas temperaturas corporales de los humanos y otros mamíferos, dijo Casadevall.

El estudio proporciona cierto apoyo a la hipótesis del calentamiento global porque, en primer lugar, identifica a C. auris en un entorno natural, lo cual es un requisito para la hipótesis, según el editorial. Además, el aislado «más salvaje» podría ser una especie de eslabón perdido entre el C. auris salvaje y los que causan infecciones en los hospitales.

Aun así, el estudio no demuestra que C. auris viva de forma natural en las islas Andamán, ni que se haya originado allí. Es posible que el microbio haya sido introducido por la gente, sobre todo en el lugar de la playa que tenía más actividad humana.

Además, algunos investigadores se han preguntado si el microbio podría haber sido transportado por las corrientes oceánicas desde zonas en las que se vertieron residuos humanos al agua hasta las costas de las islas Andamán, dijo Casadevall.

Los nuevos hallazgos probablemente impulsarán a más investigadores a buscar C. auris en entornos naturales y a comparar las cepas silvestres con las de los hospitales, dijo Casadevall.

Los estudios también podrían examinar si las cepas silvestres de C. auris con menos tolerancia al calor podrían «evolucionar» en un entorno de laboratorio para crecer a temperaturas más altas, proporcionando así más apoyo a la hipótesis del calentamiento global, dijo el editorial.

Si se demuestra que C. auris procede de la naturaleza y que el calentamiento global fue un factor que influyó en su salto a los humanos, los investigadores temen que otros patógenos puedan dar el mismo salto.

Muchos organismos fúngicos son perjudiciales para los insectos y los anfibios, pero no para las personas debido a nuestras altas temperaturas corporales, señaló Casadevall.

«Si esta idea se confirma, tenemos que empezar a identificar más patógenos para que no nos sorprendan», como nos sorprendió el nuevo coronavirus, dijo Casadevall.

Este artículo fue publicado originalmente por Live Science. Lea el artículo original aquí.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 6

Aun no hay votos