5
(5)

(Imagen de portada Archivo vía web )

Rusia se vería obligada a defenderse si las naciones occidentales siguen adelante con sus planes de estacionar misiles de corto y largo alcance en Europa, ha advertido una diplomática de Moscú, insistiendo en que podrían utilizarse para atacar las defensas aéreas del país.
En una declaración publicada el lunes, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Zakharova, dijo que Washington estaba discutiendo cada vez más propuestas para desplegar lanzadores de cohetes en el continente. Anteriormente prohibido por el Tratado INF, la investigación y el desarrollo se habrían reanudado desde que el pacto fue roto en 2019 por el entonces presidente estadounidense Donald Trump.

La portavoz argumentó que «los militares británicos se han sumado ahora a la retórica abiertamente hostil y desestabilizadora», citando las intenciones de mejorar sus complejos de lanzamiento de misiles para «posibilitar ataques profundos con misiles, con el fin de neutralizar los sistemas de defensa aérea del enemigo.»

No podemos dejar de notar la obsesión de estos comandantes anglosajones en la tarea de derrotar a unidades puramente defensivas diseñadas para garantizar la seguridad de la Federación Rusa en caso de un ataque militar», añadió Zakharova. También dijo que Rusia cuestiona los alcances oficialmente declarados de los lanzadores, afirmando que Gran Bretaña estaba siendo «clara y deliberadamente engañosa» sobre su capacidad de atacar objetivos a distancia.

«No estamos cerrando la puerta al diálogo», añadió la funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores, «pero no podemos descartar que Rusia se vea obligada a desplazar sus esfuerzos hacia medidas militares en respuesta a las nuevas amenazas de misiles».

El año pasado, una posible disputa sobre los cohetes se evitó temporalmente cuando Rusia dijo que retrasaría el despliegue de su sistema 9M729, recientemente desarrollado, en la parte europea de su territorio, siempre que la OTAN tomara medidas recíprocas. Los funcionarios estadounidenses afirmaron que el misil tenía un alcance de más de 500 km, prohibido por el Tratado INF. Esto se utilizó entonces como base para que Washington disolviera su pertenencia al pacto. El presidente ruso, Vladimir Putin, insistió en que el 9M729 cumplía los términos del acuerdo, pero ofreció mantenerlo alejado de las fronteras del país en Europa como gesto de buena voluntad.

En su declaración de esta semana, Zakharova citó los planes «cínicos» de EE.UU. que, según ella, habían sido propuestos por el general estadounidense John Rafferty «para probar el prototipo del misil al máximo alcance para ver en qué medida supera los 500 km».

Fuente RT

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos