4.4
(16)

(Imagen de portada vía NASA)

Una mancha solar de reciente aparición envió ayer una «ráfaga» de llamaradas solares, cuyas partículas resultantes se dispararon hacia el sistema solar. Las erupciones fueron relativamente fuertes, algunas de ellas de clase «M».

Las erupciones solares de clase M pueden provocar apagones de radio en la Tierra.

Las erupciones solares pueden ser perjudiciales para las ondas de radio, ya que al chocar con la atmósfera se produce una ionización que resta energía a las ondas de radio.

Otras erupciones solares fueron descritas como de «clase C».

Estas erupciones solares son relativamente débiles, pero pueden causar auroras.

Las auroras, que incluyen la aurora boreal y la aurora austral, se producen cuando las partículas solares chocan con la atmósfera.

Cuando la magnetosfera es bombardeada por los vientos solares, pueden aparecer impresionantes luces azules porque esa capa de la atmósfera desvía las partículas.

Una aurora Boreal

Los expertos no están seguros de que las erupciones vayan a chocar directamente con la Tierra, pero es probable que se desvíen del planeta el 26 de mayo.

El astrónomo Dr. Tony Phillips de Space Weather escribió en su sitio web: «Ayer, 22 de mayo, la mancha solar AR2824 desencadenó una ráfaga de llamaradas solares, como no se había visto en años.

«El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA registró 9 llamaradas de clase C y 2 de clase M en sólo 24 horas.

«Las rápidas explosiones lanzaron al espacio múltiples CMEs superpuestas.

«Los analistas de la NOAA todavía están desenredando las nubes para determinar si alguna podría golpear la Tierra.

«Hasta ahora, ninguna parece estar dirigida directamente a la Tierra, pero es posible que haya golpes de refilón a partir del 26 de mayo».

Sin embargo, los investigadores también señalan que las consecuencias de una tormenta solar y de la meteorología espacial pueden ir más allá de las auroras boreales o australes.

En su mayor parte, el campo magnético de la Tierra protege a los seres humanos del bombardeo de radiación procedente de las manchas solares, pero las tormentas solares pueden afectar a la tecnología basada en los satélites.

Los vientos solares pueden calentar la atmósfera exterior de la Tierra, haciendo que se expanda.

Esto puede afectar a los satélites en órbita, lo que puede provocar la falta de navegación GPS, de señal de telefonía móvil y de televisión por satélite, como Sky.

Una oleada de partículas también puede provocar altas corrientes en la magnetosfera.

Esto puede conducir a una electricidad más alta de lo normal en las líneas eléctricas, lo que provoca la explosión de los transformadores eléctricos y las estaciones de energía y la pérdida de energía.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.4 / 5. Recuento de votos: 16

Aun no hay votos