4.4
(9)

( Imagen de portada Ilustración )

Alrededor de 20 supervolcanes que podrían causar eventos masivos de nivel de extinción no están tan inactivos como se pensaba, según una nueva investigación.

Las supererupciones con consecuencias globales se producen, por término medio, una vez cada 100.000 años aproximadamente.

Pero ahora se ha descubierto que los supervolcanes pueden permanecer activos y peligrosos durante miles de años después de una supererupción.

Las supererupciones pueden tener un impacto devastador en el clima y la ecología de la Tierra, por lo que los investigadores afirman que es necesario encontrar formas más precisas de predecir cuándo se producirá una, aparte de fijarse en la cantidad de magma líquido.

Se conocen unos 20 supervolcanes en la Tierra, entre ellos el lago Toba, en Indonesia, el lago Taupo, en Nueva Zelanda, y los Campos Flegreos, más pequeños, cerca de Nápoles (Italia).

El lago Toba [Yorick, Wikipedia]

Cuando un supervolcán entró en erupción hace 600.000 años en Wyoming, en lo que hoy es el Parque Nacional de Yellowstone, expulsó a la atmósfera más de 1.000 km cúbicos de ceniza y lava, lo suficiente como para enterrar una gran ciudad a varios kilómetros de profundidad.

El equipo internacional investigó lo que ocurrió tras la supererupción del Toba hace 75.000 años en Indonesia.

Descubrieron que el magma siguió rezumando hasta 13.000 años después de la supererupción, y que el caparazón de magma solidificado restante fue empujado hacia arriba como un «caparazón de tortuga gigante».

El equipo utilizó los minerales feldespato y circón, que contienen registros independientes del tiempo basados en la acumulación de los gases argón y helio como cápsulas del tiempo en las rocas volcánicas.

El Dr. Martin Danisik, profesor asociado de la Universidad de Curtin (Australia), dijo: «La comprensión de esos largos periodos de inactividad determinará lo que buscamos en los jóvenes supervolcanes activos para ayudarnos a predecir futuras erupciones».

«Las supererupciones se encuentran entre los acontecimientos más catastróficos de la historia de la Tierra, ya que vierten enormes cantidades de magma de forma casi instantánea».

«Pueden tener un impacto en el clima global hasta el punto de hacer que la Tierra entre en un invierno volcánico», añadió, «que es un periodo anormalmente frío que puede provocar una hambruna generalizada y trastornos en la población».

«Aprender cómo funcionan los supervolcanes es importante para comprender la futura amenaza de una inevitable supererupción, que se produce aproximadamente una vez cada 17.000 años».

Continuó: «Los hallazgos desafiaron los conocimientos y estudios existentes sobre las erupciones, que normalmente implican la búsqueda de magma líquido bajo un volcán para evaluar el peligro futuro».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.4 / 5. Recuento de votos: 9

Aun no hay votos