5
(3)

Los científicos temen que el emplazamiento nuclear de Chernóbil pueda verse sacudido por otra explosión. A principios de este año, científicos locales e internacionales detectaron indicios de un aumento de la actividad nuclear en el emplazamiento, algo que los investigadores se han esforzado por explicar, aportando únicamente hipótesis.

El combustible nuclear sigue enterrado bajo los escombros de la central, y algunos científicos afirman que sigue ardiendo. A principios de este año, investigadores ucranianos detectaron un número creciente de neutrones en una sala, lo que es un signo de fisión nuclear.

Aunque es muy poco probable que se produzca otra explosión en Chernóbil, no se puede descartar, dijo Neil Hyatt, profesor de materiales nucleares de la Universidad de Sheffield. «No entendemos completamente la situación del material nuclear dentro de esa sala, la cantidad de agua y su configuración», dijo.

Los investigadores señalan que cualquier posible explosión no causaría un desastre que rivalizara con el ocurrido en abril de 1986. Otro motivo de preocupación es el sarcófago que cubre el reactor nuclear. Instalado tras la explosión, el objetivo de la enorme estructura de acero y hormigón ha sido limitar la contaminación radiactiva.

Sin embargo, en los últimos años se ha informado de que el sarcófago se ha vuelto inestable. Si se derrumbara, liberaría hasta 30 toneladas de polvo radiactivo y contaminaría los equipos de alta tecnología. Las autoridades ucranianas tienen previsto demoler la estructura de forma segura el año que viene.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 3

Aun no hay votos