4.4
(5)

El calentamiento global no parecen limitarse al cambio climático.
El descongelamiento del permafrost en el Ártico podría ser un potencial propagador de residuos nucleares y de virus y bacterias desconocidos, según una nueva investigación publicada en la revista Nature Climate Change.

«La criosfera del Ártico se está derrumbando, lo que plantea riesgos medioambientales superpuestos. En particular, el deshielo del permafrost amenaza con liberar materiales biológicos, químicos y radiactivos que han sido secuestrados durante decenas o cientos de miles de años», dice el resumen.

Permafrost imagen de archivo

Además, las bacterias del permafrost que se derrite podrían ser resistentes a los antibióticos, advierten los científicos. También existe la posibilidad de que se creen nuevas cepas de bacterias resistentes a los antibióticos a medida que se descongela el permafrost.

Según el estudio, el Ártico ha sido contaminado además por diferentes materiales de desecho dejados tras la extracción de metales naturales y las pruebas de armas nucleares realizadas en la zona por el gobierno soviético en el siglo XX.

Los autores del estudio , también han pedido a los líderes mundiales que tomen «medidas demostrables» no sólo en relación con el cumplimiento del Acuerdo de París

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.4 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos