4.3
(6)

Un pingüino antártico ha desconcertado a los científicos al aparecer en la costa sudoriental de Nueva Zelanda.

El pingüino Adelia, al que se ha apodado Pingu, fue encontrado a 3.000 km de distancia de donde normalmente se encontraría.

De alguna manera había ido a parar a Birdlings Flat, un minúsculo asentamiento de la Isla Sur de Nueva Zelanda, con una población de sólo 195 personas.

Los lugareños, preocupados, llamaron a un centro de rehabilitación de pingüinos local tras observar que el pingüino no quería volver al agua.

El propietario del centro de rehabilitación de pingüinos de Christchurch, Thomas Stracke, declaró a The Guardian: «Aparte de estar un poco hambriento y gravemente deshidratado, en realidad no estaba demasiado mal, así que le dimos algunos líquidos y un batido de pescado».

«Creo que si empezáramos a tener llegadas anuales de pingüinos de Adelia, diríamos que, efectivamente, algo ha cambiado en el océano que tenemos que entender.

Según los informes, los pingüinos antárticos se ven afectados por el «calentamiento global», lo que hace que los hábitats de los pingüinos sean «desiguales e impredecibles», que es una posible razón por la que Pingu terminó lejos de casa.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 6

Aun no hay votos