4.5
(4)

Rodeados de una escena apocalíptica de ceniza fundida y lodo, los residentes que viven a la sombra del monte Semeru de Indonesia buscaban entre las pertenencias en ruinas después de que sus casas quedaran cubiertas por la erupción volcánica del sábado.

Los padres acunaban a sus angustiadas hijas, los ancianos cargaban con colchones a la espalda y los campesinos llevaban las cabras que habían sobrevivido, tratando de salvar lo que podían del lugar donde una vez existió su pueblo.

«No sabíamos que era lodo caliente», dijo Bunadi, un residente de la aldea Kampung Renteng.

«De repente, el cielo se oscureció con las lluvias y el humo caliente».

La erupción ha causado la muerte de 14 personas y 56 heridos, según informó el domingo un funcionario de la agencia de mitigación de desastres.

Los heridos, 35 de los cuales fueron graves, fueron menores que el recuento anterior de 98. El funcionario también dijo que 1.300 personas habían sido evacuadas.

También dejó a muchos sin hogar y a cientos en refugios.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.5 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos