4.3
(21)

( Imagen de portada Ilustración )

Es posible que una corriente de viento solar se dirija hacia nosotros, llevando consigo partículas cargadas procedentes de la parte superior de la atmósfera del Sol. La corriente de movimiento rápido se detectó tras la aparición de un agujero gigante en el hemisferio sur de la estrella. Los llamados agujeros coronales son regiones de la corona del Sol (atmósfera superior) en las que el plasma es considerablemente más frío y menos denso que las zonas circundantes.

Según la agencia espacial estadounidense NASA, los vientos solares suelen alcanzar velocidades de entre uno y dos millones de kilómetros por hora.

Y se espera que la corriente que posiblemente se dirija hacia nosotros golpee el planeta antes del jueves, según los astrónomos de SpaceWeather.com.

Si esto ocurre, las interacciones entre el campo magnético de la Tierra y el material procedente del Sol podrían desencadenar una serie de actividades solares y disturbios geomagnéticos (tormentas solares).

Una aurora boreal / Archivo

Space Weather dijo el martes: «Una corriente de viento solar de movimiento rápido podría golpear el campo magnético de la Tierra el 16 de diciembre.

«El material gaseoso está fluyendo desde un agujero del sur en la atmósfera del Sol.

«Se esperan disturbios geomagnéticos polares y auroras árticas cuando llegue el viento».

Dependiendo de su gravedad, las tormentas solares pueden tener una amplia gama de impactos en el planeta.

Según el Centro de Meteorología Espacial de Estados Unidos (SWPC), las tormentas solares se clasifican en una escala de «G1 Menor» a «G5 Extrema», siendo esta última la más peligrosa.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 21

Aun no hay votos