4
(6)

Una ola de calor de finales de diciembre ha provocado el caos en Alaska, ya que los vientos húmedos bombardearon el estado estadounidense con fuertes precipitaciones, provocando lo que las autoridades denominaron un «Icemageddon».

Las temperaturas alcanzaron máximos históricos en las zonas costeras de Alaska la semana pasada. En la isla de Kodiak, alcanzaron los 19,4ºC (67F) el domingo, estableciendo un récord histórico en todo el estado para el mes de diciembre. El lunes, volvieron a superar los 15,5ºC antes de empezar a disminuir el martes.

El calor inusual significó que el aire pudo acumular cantidades de humedad más grandes de lo habitual desde el Pacífico antes de dejarla caer hacia el interior en forma de lluvia y nieve. La estación meteorológica del Parque Nacional de Denali quedó «literalmente sepultada» por una acumulación récord de nieve, según tuiteó la rama de Fairbanks del Servicio Meteorológico Nacional.

¡El equipo meteorológico del observador cooperativo de la sede del Parque Nacional Denali está literalmente enterrado! Han recibido 74,5 pulgadas de nieve este mes, lo que lo convierte en el diciembre más nevado registrado. El récord anterior fue de 66,3 pulgadas en diciembre de 1984 (foto cortesía de Denali NP).

La precipitación vino acompañada de vientos torrenciales y otros peligros, lo que llevó al Departamento de Transporte e Instalaciones Públicas de Alaska a denominar la situación de las carreteras «Icemaggedon».

En muchas zonas, la lluvia cayó sobre las carreteras a temperaturas bajo cero, congelándose rápidamente y aglutinándose con la superficie. El hielo era tan fuerte como el cemento, se informó, y no podía ser eliminado ni por raspado ni por derretimiento químico, debido a las continuas temperaturas frías.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4 / 5. Recuento de votos: 6

Aun no hay votos