0
(0)

Veinte millones de personas corren el riesgo de morir de hambre este año, ya que el retraso de las lluvias agrava una sequía ya brutal en Kenia, Somalia y Etiopía, ha advertido Naciones Unidas.

Desde hace meses, la extrema sequía ha dejado al Cuerno de África al borde de una catástrofe humanitaria, destruyendo cultivos y ganado y obligando a un gran número de personas a abandonar sus hogares en busca de alimentos y agua.

Mientras las tan esperadas lluvias no se materializan a casi un mes del inicio de la actual temporada de lluvias, «el número de personas hambrientas debido a la sequía podría aumentar de los 14 millones actuales a 20 millones hasta 2022», dijo el martes el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU.

Seis millones de somalíes -casi la mitad de la población- se enfrentan a niveles extremos de crisis alimentaria y existe «un riesgo muy real de hambruna en los próximos meses» si se mantienen las condiciones actuales, dijo el PMA.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

Aun no hay votos