4.7
(35)

Según un estudio internacional publicado en la revista Nature Geoscience, se ha descubierto una reserva de agua que triplica el volumen de todos los océanos de la Tierra.


El «océano» fue hallado entre la zona de transición del manto superior e inferior de la Tierra en el marco de una investigación realizada por un equipo germano-italiano-americano. El estudio aporta pruebas que apoyan la teoría de que el agua del océano acompaña a las placas en subducción y entra así en la zona de transición (ZT). En otras palabras, el ciclo del agua de nuestro planeta incluye el interior de la Tierra.


La TZ, una capa límite que separa los mantos superior e inferior de la Tierra, se encuentra a una profundidad de 410 a 660 kilómetros. El equipo de investigación analizó un raro diamante de Botsuana (África) que se formó en el límite entre la zona de transición y el manto inferior.
Mediante espectroscopia Raman y espectrometría FTIR, la investigación reveló que la piedra contenía numerosas inclusiones de ringwoodita. El mineral de olivino ringwoodita sólo se forma bajo una presión extrema en las profundidades del manto.



Además, el olivino, que constituye alrededor del 70 por ciento del manto superior de la Tierra y también se llama peridoto, puede transformarse en una variedad de formas dependiendo de la profundidad a la que se encuentre. La ringwoodita destaca por ser capaz de contener agua en forma de iones de hidróxido (átomos de oxígeno e hidrógeno unidos) dentro de su estructura.
«Estas transformaciones minerales dificultan enormemente los movimientos de la roca en el manto», explica el profesor Frank Brenker, del Instituto de Geociencias de la Universidad Goethe de Fráncfort, que ha participado en el estudio.


Hasta la investigación actual, no se sabía nada sobre los efectos a largo plazo de la «succión» de material en la zona de transición sobre su composición geoquímica. También era un misterio si existían allí mayores cantidades de agua.


«Las placas en subducción también transportan sedimentos de las profundidades marinas a cuestas hacia el interior de la Tierra. Estos sedimentos pueden contener grandes cantidades de agua y CO2. Pero hasta ahora no estaba claro qué cantidad entra en la zona de transición en forma de minerales y carbonatos más estables, y por tanto tampoco estaba claro si realmente se almacenan allí grandes cantidades de agua», explicó Brenker.


Además, el grupo de investigación determinó que la composición química del diamante que analizaron era casi exactamente la misma que la de prácticamente todos los fragmentos de roca del manto encontrados en los basaltos de nuestro planeta.


«En este estudio, hemos demostrado que la zona de transición no es una esponja seca, sino que contiene cantidades considerables de agua… Esto también nos acerca un poco más a la idea de Julio Verne de un océano dentro de la Tierra
«, concluyó el profesor Frank Brenker.


La ringwoodita hidratada se detectó por primera vez en un diamante de Brasil procedente de la zona de transición ya en 2014 en una investigación en la que también participó Brenker. Sin embargo, la composición química precisa de la piedra no se determinó debido a su pequeño tamaño. Las inclusiones en el diamante de 1,5 centímetros de Botsuana eran lo suficientemente grandes como para proporcionar la confirmación final de los resultados preliminares de 2014.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 35

Aun no hay votos