4.2
(65)

La frecuencia y la fuerza del TERREMOTO probablemente empeorarán en el futuro a medida que los científicos noten una fuerte correlación entre el cambio climático y los temblores

Desde 1975, el mundo se ha estado calentando a un ritmo alarmante, y los científicos afirman que la temperatura global ha aumentado aproximadamente 0.15-0.20 ° C por década. Si bien esta cifra parece relativamente baja, el calentamiento global indudablemente está teniendo un efecto en los casquetes polares que continúan derritiéndose. Desde 1979, el volumen de hielo en el Ártico, o Polo Norte, se ha reducido en un sorprendente 80 por ciento, pero los científicos han advertido que esto no solo causará el aumento del nivel del mar

Las capas de hielo derretidas también representan otra amenaza importante, y es que podrían causar terremotos .

Un equipo de investigadores de la Leibniz Universität en Hannover investigó una zona de falla importante que atraviesa Dinamarca en el transcurso de hace 2.5 millones de años hasta hace 12,000 años, al final de la última Edad de Hielo.

El equipo descubrió que a medida que el hielo se derretía, afectaba el sedimento debajo de la superficie, lo que esencialmente reactivaba la línea de falla, según la investigación dirigida por el Dr. Christian Brandes

La revista científica Scientia decía: “El Osning Thrust de 115 kilómetros sufrió una serie de movimientos fallidos durante un período de 140 millones de años que terminó hace unos 60 millones de años

El equipo ha demostrado que los movimientos a lo largo de esta falla también ocurrieron muy recientemente. El modelado de estas estructuras ha permitido al Dr. Brandes y sus colegas demostrar que el empuje de Osning fue reactivado al final de la última glaciación, hace unos 12,000 años.

“Esta reactivación de fallas fue acompañada por terremotos, que el equipo identificó a partir de las estructuras de deformación de sedimentos blandos que se desarrollaron en esta área.

«Sus hallazgos también implican que un terremoto, que tuvo lugar en esta región durante el otoño de 1612, podría haberse desencadenado debido a los cambios de estrés en la corteza terrestre causados ​​por una capa de hielo derritiéndose

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.2 / 5. Recuento de votos: 65

Aun no hay votos