2.2
(41)

Desde que los humanos han caminado por la Tierra han mirado al cielo en busca de señales de lo que vendrá. Los antiguos miradores del cielo asirio incluso tallaron sus hallazgos en tabletas que ahora se han revelado cuando una gran tormenta solar golpeó el planeta.
Los antiguos documentos de piedra eran mensajes a los reyes de astrólogos profesionales a quienes se les pagaba por interpretar presagios, como cometas, meteoritos y el movimiento de los planetas.

Algunas de las observaciones arcanas sobreviven hasta el día de hoy y los científicos dicen que les han ayudado a afilar cuando la Tierra estaba atrapada en una tormenta solar extrema.

Análisis recientes han revelado que el extraordinario evento que fue tan poderoso que dejó partículas radioactivas en los anillos de los árboles en todo el mundo en algún momento alrededor del año 660 AEC. Otro estudio encontró señales similares de una tormenta de alrededor de este período enterrada profundamente en el hielo de Groenlandia.

Impulsados por estos dos estudios, un equipo de investigadores japoneses revisó los informes de testigos presenciales de los textos antiguos en busca de relatos del tipo de espectaculares espectáculos de luz que suelen acompañar a estos enormes eventos geomagnéticos.

Muchos de los informes no estaban fechados, pero los investigadores podían producir rangos de fechas basados en el astrólogo que escribió el informe. Consiguieron encontrar tres tablillas antiguas que mencionan un inusual resplandor rojo en el cielo que coincide con el marco temporal de las concentraciones de radiación en los anillos de los árboles.

Estas observaciones se hicieron hace unos 2.700 años en Babilonia y en la ciudad asiria de Nínive, y ambas se mencionan contemporáneamente en la Biblia.

Una tabla dice, «el rojo cubre el cielo», mientras que otra menciona una «nube roja». Los científicos dicen que estas fueron causadas por las partículas del Sol que interactuaron con la atmósfera después de la tormenta masiva.

«Estos hallazgos nos permiten recrear la historia de la actividad solar un siglo antes que los registros disponibles anteriormente», explicó el autor principal del estudio, Yasuyuki Mitsuma. «Esta investigación puede ayudarnos a predecir futuras tormentas magnéticas solares, que podrían dañar satélites y otras naves espaciales.»

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 2.2 / 5. Recuento de votos: 41

Aun no hay votos