4.8
(15)

Once mil científicos de 153 países han declarado una emergencia climática y han advertido que «el sufrimiento humano incalculable» es inevitable sin grandes cambios en la forma en que vivimos.

La carta se basa en la ciencia del clima que se estableció por primera vez en 1979 en la primera Conferencia Mundial sobre el Clima celebrada en Ginebra. Durante décadas, múltiples organismos mundiales han acordado que es necesario tomar medidas urgentes, pero las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando.

«A pesar de 40 años de importantes negociaciones mundiales, hemos seguido haciendo negocios como de costumbre y no hemos logrado resolver esta crisis», dijo William Ripple, profesor de ecología de la Universidad Estatal de Oregon, quien encabezó la carta.

Aunque hay algunos indicadores positivos -como la disminución de las tasas de natalidad y un aumento en el uso de energía renovable- la mayoría de los indicadores sugieren que los seres humanos están yendo rápidamente en la dirección equivocada, dicen.

Los pasos hacia atrás incluyen el aumento del consumo de carne, más viajes aéreos, la tala de bosques más rápida que nunca y el aumento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. Los científicos dicen que quieren que el público «entienda la magnitud de esta crisis, haga un seguimiento de los progresos y reajuste las prioridades para aliviar el cambio climático».

Para ello se requerirán grandes transformaciones en la forma en que nuestra sociedad global funciona e interactúa con los ecosistemas naturales, dicen.

La carta se centra en seis objetivos clave: sustituir los combustibles fósiles; reducir los contaminantes como el metano y el hollín; restaurar y proteger los ecosistemas; comer menos carne; convertir la economía en una economía libre de carbono y estabilizar el crecimiento de la población.

«La temperatura superficial global, el contenido de calor oceánico, el clima extremo y sus costos, el nivel del mar, la acidez del océano y la superficie terrestre están aumentando», dijo el profesor Ripple.

«El hielo está desapareciendo rápidamente, como lo demuestran las tendencias decrecientes del hielo mínimo del verano en el mar Ártico, las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida, y el espesor de los glaciares. Todos estos rápidos cambios ponen de manifiesto la urgente necesidad de actuar».

El autor principal, el Dr. Thomas Newsome, de la Universidad de Sydney, dijo que la medición de las temperaturas de la superficie global sigue siendo importante, pero que se debe monitorear un conjunto más amplio de indicadores.

Esto incluye «el crecimiento de la población humana, el consumo de carne, la pérdida de cobertura arbórea, el consumo de energía, los subsidios a los combustibles fósiles y las pérdidas económicas anuales por eventos climáticos extremos», dijo.

«Aunque las cosas están mal, no todo es desesperanzador. Podemos tomar medidas para hacer frente a la emergencia climática», dijo.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 15

Aun no hay votos