3.8
(12)

Un modelo simplificado del interior de la Tierra muestra una fina capa de corteza que parece surfear la caliente y deformable capa del manto, mientras que los científicos saben desde hace tiempo que la corteza y el manto están ineludiblemente unidos, lo que plantea la cuestión de qué fuerzas impulsan principalmente las placas tectónicas, informa Trend citando a Sputnik.

El centro caliente de la Tierra y su fría y dura capa exterior son responsables del movimiento de las placas tectónicas, en un intrigante equilibrio de poder, revela una nueva investigación.

El manto rezumante crea supercontinentes, ya que la corteza los desgarra, afirman los científicos, que publicaron sus hallazgos en el artículo «What drives tectonic plates?

Para determinar el proceso de la tectónica de placas, los científicos crearon un nuevo modelo computarizado de la Tierra con la corteza y el manto percibidos como un sistema sin costuras.

Con el tiempo, alrededor del 60 por ciento del movimiento tectónico en la superficie de este planeta virtual fue impulsado por fuerzas bastante superficiales dentro de las primeras 62 millas (100 kilómetros) de la superficie.

La convección profunda del manto impulsó el resto, siendo el manto particularmente importante cuando los continentes se juntaron para formar supercontinentes. Por consiguiente, las fuerzas superficiales dominaron cuando los supercontinentes se separaron en el modelo.

Lo que hace que este estudio sea innovador es que la «Tierra virtual» es el primer modelo informático que «ve» la corteza y el manto como un sistema interconectado y dinámico.

Anteriormente, los investigadores hicieron modelos de convección impulsada por calor en el manto que coincidían adecuadamente con las observaciones del manto real, pero que no hacían justicia a la corteza.

Los modelos de tectónica de placas en la corteza podían predecir observaciones del mundo real de cómo se mueven las placas, pero no encajaban con las observaciones del manto.

«Los modelos de convección eran buenos para el manto, pero no las placas, y la tectónica de placas era buena para las placas, pero no para el manto», dijo Nicolas Coltice, profesor de la escuela de postgrado Ecole Normale Supérieure, de la Universidad PSL de París.

«Y toda la historia detrás de la evolución del sistema es la retroalimentación entre los dos.»
Un modelo simple del interior de la Tierra muestra una fina capa de corteza sobre la capa caliente y deformable del manto, con la impresión resultante de que la corteza es movida por las corrientes de abajo.

Sin embargo, de hecho, los científicos han creído durante mucho tiempo que la corteza y el manto forman parte del mismo sistema, lo que pone de relieve la cuestión de si las fuerzas en la superficie o las fuerzas en las profundidades del manto estaban impulsando principalmente el movimiento de las placas tectónicas que componen la corteza.

Coltice y sus colegas han revelado que las dos capas están tan entrelazadas que ambas hacen una contribución.

En las últimas dos décadas, las citas de Live Science dicen que los investigadores han estado trabajando hacia modelos informáticos que podrían representar las interacciones entre la corteza y el mantillo de forma realista.

A principios de la década de 2000, algunos científicos desarrollaron modelos de movimiento impulsado por calor (convección) en el manto que requerían mucha mano de obra y no recibieron mucho trabajo de seguimiento.

Coltice y sus colegas trabajaron durante ocho años en su nueva versión de los modelos, y sólo la simulación tardó 9 meses en ejecutarse.

Los expertos crearon una Tierra virtual con parámetros realistas que van desde el flujo de calor hasta el tamaño de las placas tectónicas, pasando por el tiempo que tardan los supercontinentes en formarse y separarse.

El modelo tiene fallas, dijo Coltice, ya que no hace un seguimiento de la deformación previa de la roca, por lo que las rocas que se han deformado antes no son propensas a deformarse más fácilmente en el futuro en su modelo, como podría ser el caso en la vida real.

No obstante, el modelo ofrecía un planeta virtual de aspecto realista, con zonas de subducción, corrientes continentales y crestas y trincheras oceánicas.

Los investigadores también encontraron que como las fuerzas del manto dominan cuando los continentes se juntan, las «plumas del manto» de magma caliente no son la razón principal que causa que los continentes se rompan.

Los conductores aquí son zonas de subducción: donde un trozo de corteza es forzado bajo otro, con plumas de manto que añaden su impacto en una fecha posterior, explicó Coltice.

Mirando hacia el futuro, Coltice dijo que el modelo y el mundo real tienen que ser puenteados con observaciones, permitiendo el uso del modelo en la exploración de todo, desde eventos volcánicos importantes hasta cómo se forman los límites de las placas y cómo se mueve el manto en relación con la rotación de la Tierra.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.8 / 5. Recuento de votos: 12

Aun no hay votos