Un submarino robótico está a punto de descender a una oscura caverna llena de agua en la Antártida, para tratar de averiguar por qué uno de los glaciares más grandes del continente se está derritiendo tan rápidamente.

En los próximos días, los científicos bajarán el robot en forma de torpedo, llamado Icefin, a un pozo de casi 600 metros de largo en el hielo del glaciar Thwaites en la Antártida Occidental. Anteriormente, los científicos utilizaban los robots Icefin para estudiar la vida marina bajo el hielo del Mar de Ross en la Antártida, pero este nuevo proyecto tiene un propósito diferente.

Un aspecto clave de la misión del robot será estudiar la «línea de tierra» del glaciar, el punto donde se separa del lecho rocoso continental y comienza a flotar en las aguas del Mar de Amundsen.

El glaciar Thwaites cubre más de 192.000 kilómetros cuadrados, un área más grande que Florida, y está a más de 1.500 kilómetros de las bases de investigación antártica más cercanas de Estados Unidos y Gran Bretaña. Es uno de los glaciares de fusión más rápida de la Antártida, habiendo perdido aproximadamente 595.000 millones de toneladas (540.000 millones de toneladas métricas) de hielo desde la década de 1980. Las observaciones indican que el glaciar se está derritiendo ahora incluso más rápido que antes, y los científicos quieren averiguar por qué.

También les preocupa que el derretimiento del gran glaciar costero pueda exponer a algunos glaciares interiores cercanos a un mayor derretimiento, lo que provocaría un aumento del nivel del mar de hasta 6 pies (2 m).

El glaciar Thwaites podría ser «una piedra angular para desencadenar la pérdida de hielo de las porciones vecinas de la Antártida Occidental», dijo Paul Cutler, director del programa de glaciología, ciencia del núcleo de hielo y geomorfología de la National Science Foundation. «La pregunta es, ¿cuánto sube el nivel del mar y a qué velocidad?»

Cutler es el director de programa de Estados Unidos para la Colaboración Internacional del Glaciar Thwaites (ITGC), un estudio de varios años en el que participan más de 60 científicos de varios países.

El proyecto de robots submarinos, t, llamado MELT, es uno de los ocho grandes proyectos del ITGC sobre el glaciar Thwaites, apoyado por el Programa Antártico de Estados Unidos y el British Antarctic Survey. .

Derretimiento a través del hielo

Los científicos del proyecto MELT volaron al glaciar Thwaites hace unas semanas y ahora están acampados en su lengua de hielo oriental. Se han derretido y perforado un agujero de acceso de 50 centímetros de ancho a través del hielo cerca de su línea de tierra, dijo Cutler a Live Science en un correo electrónico.

Los investigadores han fundido y perforado un pozo a través de casi 600 metros del glaciar Thwaites para desplegar un robot submarino en la cavidad llena de agua que hay debajo. (Crédito de la imagen: British Antarctic Survey)

En los próximos días, bajarán el robot Icefin a través del hielo para explorar una vasta cavidad, dos tercios del área de Manhattan, que los investigadores, usando un radar de penetración de hielo, descubrieron debajo del glaciar el año pasado.

Icefin está equipado con cámaras de video de alta definición, sonar e instrumentos para monitorear el flujo de agua, la salinidad, el oxígeno y la temperatura.

Después de que los científicos desplieguen el Icefin, planean recuperarlo tres o cuatro días después, antes de que el agujero se congele.

Icefin enviará imágenes en vivo a los científicos para que puedan guiar al robot hasta la línea de tierra del glaciar. Una vez allí, tomará muestras de sedimento y medirá la cantidad de agua dulce que fluye hacia el mar desde el glaciar a medida que se derrite.

A los científicos del ITGC sólo les quedan unas pocas semanas antes de que el clima en el remoto glaciar comience a empeorar con la aproximación del invierno del polo sur. La parte final de la operación del ITGC esta temporada tendrá lugar a fines de enero, cuando un buque de investigación estadounidense salga de Chile hacia el mar de Amundsen para recolectar datos del suelo oceánico cerca del glaciar Thwaites, dijo Cutler.

El ITGC es la mayor operación científica conjunta entre Estados Unidos y el Reino Unido realizada en la Antártida en los últimos 70 años, y ha requerido una extraordinaria planificación para hacer frente al clima de congelación y la ubicación remota del glaciar Thwaites.

El Programa Antártico de Estados Unidos y el British Antarctic Survey tardaron dos años en preparar la logística de la operación, y los proyectos científicos se planificaron mucho antes. «Un programa de esta magnitud lleva años de preparación, dijo Cutler».

Las implicaciones del proyecto, sin embargo, no están ligadas a la Tierra. Los ingenieros esperan que la tecnología que utilizan para el Icefin algún día se utilice para buscar vida en otros océanos cubiertos de hielo en el sistema solar, como los océanos líquidos que se cree que existen bajo las costras heladas de la luna Encélado de Saturno y la luna Europa de Júpiter.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: