4.2
(14)

Los expertos temen que un terremoto catastrófico golpee a Japón en las próximas décadas.

La nación de Asia Oriental está «atrasada» en el pago de un megaterremoto a su capital, Tokio, que podría matar hasta 10.000 personas y alejar a millones de sus hogares, según estimaciones oficiales.

La ciudad, que tiene 38 millones de habitantes, suele ser golpeada por un terremoto de excepcional poder destructivo una vez cada 100 años.

Destrucción tras el Gran Terremoto de Kanto (Tokio, 1923) | Flickr

El último megaterremoto de Tokio hizo que la ciudad quedara casi irreconocible cuando se produjo en 1923. El evento de magnitud 7.9 mató a unas 100.000 personas.

Ahora, los expertos han avivado los temores de que otro monstruoso terremoto pueda azotar las regiones en los próximos 30 años.

El Dr. John Douglas, de la Universidad de Strathclyde, en Escocia, advirtió que cuando se trata de otro megaterremoto de Tokio, «la pregunta es cuándo, no si».

«Varios investigadores y agencias japonesas han publicado estimaciones de las probabilidades de los terremotos y los movimientos de tierra asociados a ellos en los próximos tres años», dijo el Dr. Douglas al Daily Star.

«Estos mapas muestran que hay una alta probabilidad de un terremoto potencialmente dañino en Tokio en las próximas décadas».

Destrucción tras el Gran Terremoto de Kanto (Tokio, 1923) | Flickr

Los comentarios del Dr. Douglas fueron respaldados por el experto independiente en terremotos Anthony Lomax.

Le dijo a Sun : «Es probable que un megaterremoto golpee de nuevo a Tokio, simplemente porque sabemos que ha habido muchos en el pasado.»

Los terremotos son ondas de choque desencadenadas por la liberación de una presión extrema entre los huecos de la corteza terrestre.

Japón está situado en un punto donde se encuentran al menos tres placas tectónicas, dijo el Dr. Douglas, lo que lo convierte en un punto caliente de terremotos mortales.

«Los movimientos de estas placas causan que se acumulen tensiones en la corteza terrestre, que son liberadas repentinamente por la ruptura a lo largo de fallas geológicas», dijo al Sol.

«La liberación repentina de la energía de la tensión viaja como ondas sísmicas, que son la causa de los temblores en los terremotos y de la mayor parte de la destrucción del entorno construido.

«El propio Tokio está sustentado por suelos blandos que pueden amplificar las ondas sísmicas al llegar a la superficie, lo que hace que el terremoto sea peor que si estuviera sustentado por una roca».

Japón ha hecho grandes progresos en la infraestructura resistente a los terremotos en las últimas décadas.

Tokio – la ciudad más poblada del mundo – cuenta con estrictos códigos de diseño que significan que los nuevos edificios pueden soportar la fuerza de los terremotos con daños limitados.

Los simulacros y prácticas regulares significan que los ciudadanos y las fuerzas del orden están preparados en caso de un terremoto mortal.

El Dr. Douglas añadió: «Otra tecnología avanzada que está bien establecida en Japón son los sistemas de alerta temprana de terremotos.

«La ocurrencia de un temblor potencialmente grande se detecta muy temprano antes de que las olas más destructivas tengan tiempo de llegar a la infraestructura para que se puedan tomar medidas de reducción de riesgos.

«Un ejemplo de esto es la detención automática del tren bala de alta velocidad si se detecta un gran terremoto. Esto ayuda a evitar que los trenes se descarrilen por el fuerte temblor».

A pesar de estar mejor preparada para los terremotos que cualquier otra nación, los expertos siguen advirtiendo que un gran terremoto que golpeara a Tokio sería «el evento más calamitoso de Japón desde la Segunda Guerra Mundial».

Según las cifras del gobierno, hay aproximadamente un 70% de probabilidades de que un terremoto de magnitud 7 golpee a Tokio antes de 2050.

Las estimaciones oficiales indican que un terremoto de magnitud 7.3 que golpee el norte de la Bahía de Tokio podría matar a 9.700 personas y herir a casi 150.000.

Más de 300.000 edificios podrían ser destruidos, dejando a 3,39 millones de evacuados varados al día siguiente del desastre.

Sería el acontecimiento más mortífero que se haya producido en Tokio desde el bombardeo estadounidense de marzo de 1945, que mató a 100.000 personas e incendió más de 267.000 edificios.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.2 / 5. Recuento de votos: 14

Aun no hay votos