3.3
(35)

El agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea se está haciendo más vivo, según han descubierto los astrónomos.

Un equipo de Francia y Bélgica ha descubierto que las llamaradas de rayos X que emanan del agujero negro, que está situado a 26.000 años luz de la Tierra, se han multiplicado por tres entre agosto de 2014 y 2017. El equipo escribió en su artículo publicado en la revista online arXiv: «Desde 2014, la actividad de Sgr A* ha aumentado en varias longitudes de onda.

«Se necesitan datos adicionales de multi-longitudes de onda para concluir sobre la persistencia de este aumento y obtener pistas sobre la fuente de esta actividad sin precedentes del agujero negro supermasivo».

La región central de la Vía Láctea, que alberga un agujero negro supermasivo, observada por el telescopio espacial Spitzer (NASA)

Se requiere un análisis más profundo para determinar qué está causando el aumento de las llamaradas, ya sea el disco de acreción – el gas y el polvo que rodea al agujero negro – o el paso de asteroides y otros cuerpos celestes.

Los agujeros negros son algunas de las entidades más misteriosas y poderosas del universo, pero lo que se sabe de ellos es aterrador.

Rompen completamente las leyes de la física con su singularidad en el centro, que es un punto unidimensional donde la gravedad se vuelve infinita y el espacio y el tiempo se vuelven curvos.

El único otro punto en la naturaleza donde existía una singularidad es en el Big Bang.

Hay algunas formas en las que un agujero negro puede formarse.

Los científicos creen que el caso más común es cuando una estrella, miles de veces el tamaño del Sol, se colapsa sobre sí misma cuando muere, conocida como supernova.

Otra forma es cuando una gran cantidad de materia, que puede ser en forma de nube de gas o una estrella se colapsa sobre sí misma a través de su propia atracción gravitacional.

Finalmente, la colisión de dos estrellas de neutrones puede causar un agujero negro.

La esencia de las tres formas es que una gran cantidad de masa ubicada en un punto puede causar un agujero negro.

Sagitario A* tiene un radio de 22 millones de kilómetros y una masa de más de cuatro millones de veces la del Sol. En otras palabras, es muy denso.

Y debido a que es tan pesado, tiene la capacidad de estirar completamente el espacio-tiempo hasta un punto en el que un minuto en el borde de Sagitario A* verá pasar 700 años en la Tierra.

Emma Osborne, una astrofísica de la Universidad de Southampton, dijo a una audiencia en New Scientist Live: «Cualquier masa estirará el espacio-tiempo. Y cuanto más pesado sea algo, o más masa tenga, más estirará el espacio-tiempo.

«Si te pararas justo fuera del horizonte de sucesos de Sagitario A*, y te quedaras ahí un minuto, pasarían 700 años porque el tiempo pasa mucho más lento en el campo gravitatorio ahí que en la Tierra».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.3 / 5. Recuento de votos: 35

Aun no hay votos